jueves 23 de noviembre de 2017 - Edición Nº212
El Teclado » Judiciales » 27 sep 2017

LLEVA 2 MESES DESAPARECIDA

El caso de Johana Ramallo, a un paso de ser investigado como trata de personas

El fiscal general de La Plata Hernán Schapiro solicitó al juzgado federal N° 1 que la desaparición de la joven, ocurrida hace más de 2 meses, sea investigada en el marco de un presunto delito de trata de personas con fines de explotación sexual.


Por:
Redacción
Johana Ramallo tiene 23 años y fue vista por última vez el pasado 26 de julio, en una estación de servicio de la ciudad de La Plata (1 y 63). Según explicaron amigos y familiares de la joven, se encontraba en situación de prostitución luego de ser captada "por redes de proxenetas a través del consumo de droga, con falsas promesas de solución rápida a los problemas que atravesaba su familia". La desaparición fue denunciada al otro día, en la comisaría decimosexta de Villa Ponsati, y ratificada en la Fiscalía de turno. 
Desde el inicio de la investigación, a cargo de la fiscal de la UFI N°2 Betina Lacki, la carátula de la causa fue "Desaparición de paradero". Y a pesar de los reiterados reclamos de las abogadas de Marta Ramallo, mamá de la joven, y diversas organizaciones sociales, la Justicia bonaerense se negó sistemáticamente a caratular el caso como "desaparición de persona". 
El 20 de septiembre, Ramallo realizó una nueva denuncia ante el fuero federal por entender que podría tratarse del delito de trata de personas con fines de explotación sexual. Al día siguiente, la fiscalía a cargo de Hernán Schapiro fue notificada y pidió al juzgado federal que requiera, con carácter urgente, al juzgado de Provincia la IPP que tramitaba en ese fuero, dando inmediata intervención a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas.
Luego de leer la causa, el fiscal solicitó que la desaparición de Johana sea investigada en el marco de un presunto caso de trata de personas con fines de explotación sexual. Por eso le solicitó al juzgado federal N°1 de La Plata, interinamente a cargo de Adolfo Gabino Ziulu, la inhibitoria de la jueza de Provincia, Marcela Garmendia, para que la causa quede radicada en su totalidad en el fuero federal.
Según Shapiro, no existen elementos para suponer que Johana se haya ido por su propia voluntad, ya que las pruebas recolectadas hasta el momento permiten sospechar que la joven pudo haber sido captada de manera involuntaria. Además, las averiguaciones realizadas en el fuero provincial para dar con su paradero no llegaron a buen puerto: de hecho, en estos dos meses se realizaron múltiples allanamientos -según la familia "aislados" e "inconexos"- sin ningún tipo de resultado.
Por otra parte, los fiscales titulares de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), advirtieron que la hipótesis de que la joven haya sido captada y se encuentre privada de su libertad "es una línea de investigación importante en la búsqueda de su paradero (...) por lo que resulta de fundamental importancia promover la competencia del fuero federal para asegurar la eficacia de la norma que los reprime, por lo que considero que corresponde al magistrado de excepción seguir la investigación, sin perjuicio de lo que resulte del trámite posterior". 
Así, a más de dos meses de la desaparición de Johana, la Justicia perfila al fin una hipótesis compartida con la familia: que no se escapó ni se fugó, ni se encuentra desaparecida "por propia voluntad". La joven tiene una hija y participaba, hasta el 26 de julio, del programa nacional Ellas Hacen. Cualquiera que tenga datos o información de su paradero, puede comunicarse al Facebook "Buscamos a Johana Ramallo".  [El Teclado] 

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias