jueves 23 de noviembre de 2017 - Edición Nº212
El Teclado » El país » 29 oct 2017

ENTREVISTA #TRANQUI120

Desde la corriente de Palazzo advierten que "la ruptura de la CGT es un escenario posible"

"Para nosotros habría que dar continuidad al plan de lucha que se inició con la movilización de marzo y el paro de abril”, aseguró el secretario de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amichetti, en declaraciones al programa #Tranqui120 que se emite en Radio Estación Sur 91.7.


El secretario de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amichetti, avizoró un “fracaso” del “dialoguismo” entre el Gobierno y la central obrera, y no descartó una “ruptura” por las diferencias con el triunvirato. “Para nosotros habría que dar continuidad al plan de lucha que se inició con la movilización de marzo y el paro de abril”, aseguró en declaraciones al programa #Tranqui120 que se emite en Radio Estación Sur 91.7.

 

Para el referente de la Corriente Federal de los Trabajadores, desde el sector que conduce el bancario Sergio Palazzo “somos críticos porque entendemos que ese diálogo no abarca lo principal, que es el lineamiento de la política económica que el Gobierno está llevando adelante”. “No somos partícipes de ese diálogo porque entendemos que lo que Macri llama ‘reformas’, tiene que ver con acompañar un basamento económico que ya ha demostrado que no tiene ningún beneficio para el conjunto de los trabajadores”, opinó.

 

 Según Amichetti, la falta de expectativas de las conversaciones entre la CGT y el Gobierno “no son porque uno rechace ese diálogo, sino porque no hay posibilidad de discutir con el Gobierno una modificación de esas políticas centrales que están produciendo un daño muy fuerte a la economía productiva y a los trabajadores en particular”.

 

 Y amplió: “No compartimos esa postura de ir hacia un ámbito dialoguista con el Gobierno en la medida que no estén incluidos los temas centrales. Por lo tanto, vemos en perspectiva que vamos a encontrarnos con una nueva frustración, como nos ocurrió el año pasado”. “Si el argumento (para apostar al diálogo) es que el Gobierno ha tenido una buena elección, nosotros vemos cierta relatividad en eso, porque una cosa es el voto en una elección y otra es la democracia que se construye todos los días”, desestimó. 

 

 En este contexto, Amichetti advirtió por el rechazo a las decisiones del triunvirato cegetista y no descartó una división de la central obrera: “Yo creo que aunque no lo queramos, la ruptura es un escenario posible si persiste este dialoguismo sin resultados. Porque si bien hay sectores inclinados a ese dialoguismo, también hay muchas organizaciones en todo el país, incluso seccionales de la propia CGT, que vienen insistiendo en que hay que confrontar a este proyecto económico del Gobierno”.

 

“La dirigencia debe mirar la perspectiva general y no funcionar con ese pragmatismo de decir ‘bueno, ahora vamos, probamos con este diálogo a ver si podemos salvar algo…’ No, tiene que haber una visión mucho más profunda, por eso nosotros planteamos la cuestión programática. No es que nos oponemos al Gobierno porque sí, sino que nosotros queremos otro modelo de país”, se explayó.

 

 Asimismo, el sindicalista rechazó la propuesta de reforma laboral que presentará esta semana el presidente Mauricio Macri y apuntó que “discutir una reforma que apunte centralmente a reducir el costo laboral sobre un debilitamiento de la producción nacional significa precarizar el trabajo, ir contra los convenios colectivos y contra las conquistas de los trabajadores que tienen muchísimos años de existencia”.

 

“Para nosotros habría que darle continuidad al plan de acción que incluyó la movilización del mes de marzo y el paro de abril, porque en definitiva las medidas de lucha son para que el Gobierno advierta que debe conversar acerca de cómo solucionar los problemas que genera su plan económico sobre los trabajadores”, planteó.

 

De cara al futuro, Amichetti dijo que “vamos a seguir trabajando para unir a todos los sectores afectados por las políticas del Gobierno y en ese ínterin seguramente, si el dialoguismo con resultados para unos pocos persiste, puede haber una ruptura”.

 

"El Gobierno plantea una expectativa inflacionaria bajísima, con la que intenta condicionar las discusiones paritarias que vienen. Y ya empieza a haber conflicto con los gremios que representan el interés de sus trabajadores, como los aeronáuticos que el martes van al paro”, porque “ante el 16% que propone el Gobierno los trabajadores saben que los aumentos no pueden ir por debajo del 26 por ciento”, opinó en referencia al conflicto con los trabajadores aeronáuticos, que la semana próxima incluirá un cese de actividades.  [El Teclado]

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias