viernes 19 de enero de 2018 - Edición Nº269
El Teclado » El país » 12 ene 2018

DERECHOS HUMANOS

Aeropuerto de El Palomar: De los vuelos de la muerte a una aerolínea low cost que desoye a la Justicia

Mario Quintana, los vuelos de la muerte, exámenes medioambientales y una empresa que vende pasajes pese a los fallos dictados por la Justicia. Este es el desembarco de FlyBondi.


Por:
Fernanda Cotella l Noelia Marone

Vecinos de la zona de El Palomar se encuentran en estado de alerta ante el avance de la empresa FB Líneas Aéreas (FlyBondi), que busca comenzar a realizar vuelos de bajo costo desde el aeropuerto ubicado en la triple frontera entre Tres de Febrero, Morón y Hurlingham.

El proyecto está plagado de vicios que involucran desde violaciones a las leyes de derechos humanos y al medioambiente, hasta la existencia de un arsenal de armas a unos metros –el mismo de donde en 2015 se robaron 20 mil proyectiles-.

La polémica ya se llevó puesto al director de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Juan Irigoin, quien presentó su renuncia en diciembre del año pasado y fue sucedido por Tomás Insausti, un hombre del ministro del Interior y Transporte, Guillermo Dietrich.

Dietrich, dicho sea de paso, fue quien aprobó los pliegos para que en El Palomar funcione como una ruta de bajo costo.

Mientras tanto, esta semana la Justicia suspendió las obras, pero pese a esto, Flybondi ya puso en venta el trayecto y asegura que en febrero comenzará a prestar servicios.

[LOS VUELOS DE LA MUERTE]

Desde el aeropuerto de El Palomar salían los vuelos de la muerte, aquellos que tiraban al río a los detenidos desaparecidos durante la dictadura militar. Muertos, y vivos.

Según señaló a El Teclado la directora General de la Comisión Provincial por la Memoria, Sandra Raggio, el lugar está registrado en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación como Sitio de la Memoria. La ley 26.691, obliga al estado a preservar y proteger estos lugares donde se llevaron a cabo hechos de represión ilegal. “No debe ser vulnerado en su materialidad y su carga simbólica”, asegura.

[Foto: La Brigada Aérea El Palomar es uno de los Sitios de la Memoria protegidos por ley]

 

En esta línea los hermanos Lucas y Leandro Marisi impulsadoron un amparo medioambiental. En diálogo con este medio, Lucas explicó que todo fue habilitado “ilegalmente”, sin estudio previo de impacto ambiental y violando la ley de Protección de Sitios de Memoria.

Por esto, solicitaron a la jueza Federal en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo N° 2 de San Martín, Martina Isabel Forns, que se clausuren las obras y que se impida el inicio de los vuelos. La magistrada, integrante de Justicia Legítima, falló ayer a favor de este pedio. No obstante esto, en su página, la empresa comenzó a vender los vuelos.

[QUÉ DEJÓ LA INSPECCIÓN OCULAR]

Por otro lado, esta semana Forns ordenó hacer una inspección ocular, donde asistieron –además de miembros de la ANAC y Marisi- la Madre de Plaza de Mayo y miembro de la CPM, Nora Cortiñas; la presidenta de la Liga por los Derechos del Hombre y madre de Floreal, desaparecido en uno de los vuelos de la muerte que salieron del lugar, Iris Avellaneda;  y la sobreviviente Soraida Martín.

En diálogo con El Teclado, Avellaneda contó que en la inspección ocular “se vio que están consumando un delito. Esto fue un centro clandestino, ahí cargaban los aviones y después tiraban los cadáveres. Desde el año 1964 hasta hace una semana, en el hangar número 7 estaba la policía federal. Qué casualidad que a una semana entreguen la llave y se lleven todo”, expresó la mujer. “Cuando se realizó la inspección ocular estaba todo vacío, recién pintado. Fue así de grotesca la situación”.

Durante el recorrido participó también Insausti. De acuerdo a los dichos de Marisi, cuando la jueza lo interrogó sobre la base militar instalada a metros de lo que sería el aeropuerto, “no supo decir nada, respecto las municiones o sobre cómo es que hay una escuela en una base militar, que es una escuela técnica a 50 metros de donde operaría Flybondi”.

[LOS CRUCES POLÍTICOS]

El nombre de Mario Quintana surgió en marzo, cuando Carlos Colunga, ex piloto de Franco Macri, ex CEO de Macair y vice de Avianca, se despachó contra el vicejefe de Gabinete nacional en medio de una causa en la cual se investigaba la adjudicación de rutas aéreas.

Como publicó Ámbito Financiero en marzo de 2017, durante una entrevista, el hombre dijo que Fly Bondi era propiedad del empresario Richard Guy Gluzman, un socio de Quintana en varios emprendimientos. Gluzman fue vicepresidente del fondo de inversión Pegasus fundado por Quintana y ambos son socios o comparten directorios de importantes empresas multinacionales.

Según el medio, Gluzman también se desempeñó desde marzo de 2016 y hasta diciembre pasado como coordinador de Mejora Continua en la Gestión de la Autoridad de la Cuenca matanza Riachuelo (ACUMAR), que depende del ministerio de Medio Ambiente. La nueva titular de la ACumar, la senadora Gladys González, lo desplazó.

Además, Gluzman fue vinculado a la familia Dietrich: es vicepresidente del banco Superville, el agente colocador de Obligaciones Negociables elegido por el Grupo Dietrich S.A..

[BAJO COSTO]

“Están haciendo la obra de un aeropuerto trucho, que le va a costar a la aerolínea como mínimo un 60% menos que un aeropuerto comercial, porque no cumplen con las medidas de seguridad”, explicó Marisi.

 

[Foto: La empresa ya vende pasajes pese a las prohibiciones de la Justicia].

 

El letrado detalló se trata de un “negociado” para que la empresa Flybondi no  pague las tasas aeroportuarias que debería pagar si funcionaría en un aeropuerto comercial, como aeroparque o Ezeiza, que tiene sobrada capacidad ociosa.

Así las cosas, vecinos y jueces juegan una carrera contra reloj para ganarle a una empresa vinculada al Estado que hoy tiene todas las de perder pero que cuenta con el apoyo del Gobierno Nacional, que en los próximos días pelearía la medida. [El Teclado]

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias