domingo 27 de mayo de 2018 - Edición Nº397
El Teclado » Especiales » 20 abr 2018

[Derechos Humanos] Madres de Plaza de Mayo

Hebe de Bonafini: “El pañuelo es el abrazo de nuestros hijos”

El Colegio Nacional de la Universidad de La Plata recibió uno de los pañuelos plasmados en las baldosas de Plaza de Mayo. Estuvieron dos madres platenses emblemáticas: Hebe de Bonafini y Herenia Sánchez Viamonte. Hubo emoción y críticas a Mauricio Macri.


Por:
Virginia Ilariucci

Con el salón del primer piso colmado de estudiantes y docentes, Hebe de Bonafini y Herenia Sanchez Viamonte, Madres de Plaza de Mayo, se dirigieron a la comunidad educativa del Colegio Nacional “Rafael Hernández” de la Universidad Nacional de La Plata, en el acto de entrega de las baldosas con uno de los emblemáticos pañuelos de Plaza de Mayo que fueron removidos en enero pasado por el gobierno porteño.

Estuvieron acompañadas por Ana García Munitis, Directora del establecimiento, y por Verónica Cruz, Prosecretaria de Derechos Humanos de la Universidad de La Plata.

Jorge y Raúl Bonafini y Santiago Sánchez Viamonte cursaron sus estudios secundarios en el colegio. Fueron secuestrados durante la última dictadura militar y aún continúan desaparecidos. Afloraron los sentimientos y los recuerdos de estas dos madres que aún continúan luchando, y las lágrimas no tardaron en llegar.

“Estoy muy emocionada de estar acá. Es una casa muy querida, que amo porque les enseñó a mis hijos a ser libres. Les dieron esa posibilidad maravillosa de elegir defender a la patria. Yo tengo un agradecimiento enorme por este lugar”, dijo Hebe antes de comenzar el acto.

“Todas las veces que vengo al colegio me pasa lo mismo. Cada vez que vengo  al salón de actos recuerdo el día que Santiago terminó sus estudios y les entregaban los diplomas, y es como si lo viera venir desde el fondo, es una escuela muy especial”, rememoró Herenia, que además fue docente de la escuela y sus nietos también transitaron por sus aulas.

En enero de este año el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires retiró las baldosas que circundaban la Pirámide de Mayo donde estaban estampados los pañuelos, en el marco de las obras de remodelación que llevan adelante en el lugar que fue declarado “Sitio Histórico” en 2005. Fueron entregadas a Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, a la Asociación que preside Bonafini y dos fueron colocadas en el centro de memoria Ex ESMA.

Hebe les habló a los estudiantes por casi veinte minutos, entusiasmándolos a la participación y al cuestionamiento de lo establecido. “La libertad no tiene precio. La lealtad y la solidaridad no tienen precio, que son las tres mejores cosas de la política. Hagan política, pibes, no se cansen. La política es la mejor acción del hombre”, dijo a los estudiantes presentes.

“El pañuelo es el abrazo de nuestros hijos. El pañuelo es provocador, te cuestiona, te pregunta. Y es un compromiso con ellos. Nos conocen en todo el mundo, saben que cumplimos 41 años de lucha a pesar de que nos agreden. Hay que seguir defendiendo a nuestros hijos, así, luchando, no negociando con el enemigo”, dijo Hebe en relación al actual gobierno de Mauricio Macri.

Herenia, notoriamente emocionada, también reflexionó sobre el momento actual en relación a los derechos humanos: “Es muy lindo ver el compromiso que tiene la escuela con los derechos humanos y en este momento sobre todo, que nos cuesta tanto que se reconozcan las cosas que se hicieron y que se siga cuestionando si eran 30 mil, si están en el exterior como se han cansado de decir. Por eso más que nunca tenemos que estar en alerta y seguir en la lucha porque tenemos que encontrar a los nietos y saber realmente que pasó”. 

La Universidad de La Plata registra más de 700 víctimas del terrorismo de Estado, entre estudiantes, docentes y no docentes. Sólo en el Colegio Nacional son 96 estudiantes y graduados que fueron víctimas de la Triple A, la CNU o que fueron detenidos-desaparecidos durante la dictadura. Más de 15 aulas llevan el nombre de algunos de ellos. Uno de sus edificios se bautizó Madres de Plaza de Mayo; se construyó un Jardín de la Memoria; un mural en homenaje a los estudiantes de “La Noche de los Lápices” y hay colocadas baldosas conmemorativas confeccionadas por los alumnos. 

Finalmente, Hebe cerró su participación con un mensaje de esperanza en la juventud actual: “Nuestros hijos nunca van a morir mientras haya uno solo de ustedes que levante sus banderas. Ustedes son nuestros hijos ahora. Por eso seguimos luchando”. [El Teclado]

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias