lunes 20 de agosto de 2018 - Edición Nº482
El Teclado » Judiciales » 1 jun 2018

[LA PLATA] FIESTA Y MUERTE

Caso Uscamayta: A dos años y medio de su muerte piden que avance la investigación de los funcionarios municipales involucrados

La joven murió ahogada el 1 de enero de 2016 en una fiesta clandestina. No había habilitación municipal. La clausura no se hizo efectiva y la fiesta continuó hasta 7 horas después de su muerte. Sólo está procesado el ex Secretario de Seguridad de La Plata.


Por:
Virginia Ilariucci

Al cumplirse dos años y medio de la muerte de Emilia Uscamayta Curi, familiares y amigos realizaron una radio abierta en la puerta de la Municipalidad de La Plata, reclamando justicia por la joven y el avance de la causa en la que se investigan las responsabilidades de funcionarios municipales involucrados.

El expediente que tiene en sus manos la fiscal Ana Medina se desglosó en dos: uno tiene que ver con los empresarios que organizaron y llevaron adelante la fiesta clandestina, causa que fue elevada a juicio la semana pasada. En ella están procesados por “homicidio simple con dolo eventual y desobediencia en dos oportunidades” Carlos Bellone, Raúl “El Peque” García, Gastón Haramboure y Santiago Piedrabuena.

El otro continúa en investigación. Hasta hoy, sólo hay un procesado, se trata del ex comisario Daniel Piqué, quien al momento de los hechos se desempeñaba como secretario de seguridad del municipio. Se le imputa el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, ya la fiesta se realizó gracias a su aval y fue quien ordenó retirar el personal policial que se disponía a evitar la realización del evento.

Según el relato de varios testigos se desprende que las autoridades municipales estaban al tanto de la organización del evento 48 horas antes y que el propio Piqué había ordenado a sus empleados que levantaran la guardia dispuesta y que debían liberar el lugar.

La actividad fue impulsada por sus padres Eugenia y Juan, hermanos, amigos y compañeros de la facultad de Periodismo, donde estudiaba la joven, y de organizaciones de los pueblos originarios en las que Emilia participaba. También estuvo presente Rosa Schonfeld de Bru, la mamá de Miguel, acompañando el pedido de justicia.

Julio Garro lo único que hizo fue llamarme ese 2 de enero para decirme que se solidarizaba por lo que había pasado y que estaba a disponibilidad para desbaratar a estas bandas de la noche pero nunca nos recibió. Vinimos con mi familia, no nos dejaron entrar, nos discriminaron y nos dejaron acá afuera como a unos perros. Más que maltrato y desprecio no tuvimos otra cosa del intendente”, expresó Cristian Uscamayta, uno de los hermanos de Emilia.

La familia pide que se investigue la responsabilidad que le cabe a Roberto Di Grazia, titular de la secretaría de Control Ciudadano, y de Sebastián Martínez Pass, jefe de la policía local, apuntados por Piqué en su declaración indagatoria. Además, saber qué papel cumplieron el ex director de Nocturnidad Gerardo Gioglio; Néstor Galárraga, director de Inspecciones, y Juan Manuel Martínez Garmendia, entre otros.

“El 25 de mayo fue el cumpleaños de Emilia, hubiera cumplido 31 años. Fue una fecha muy emotiva. Nos juntamos como familia y brindamos por ella y por no bajar los brazos. Es nuestra obligación. Más allá de conseguir una condena a los responsables políticos y empresarios es nuestro deber seguir con esta lucha para que esto no vuelva a pasar a nadie más”, contó Cristian en la puerta de la Municipalidad.

 

[La causa]

La madrugada del 1 de enero de 2016 se realizó una fiesta denominada “La Frontera”, en una quinta de Melchor Romero. Con el slogan “Vení y rompé todo”, los organizadores promocionaron el evento que duró hasta las cuatro de la tarde, 7 horas después de la muerte de la joven en plena fiesta.

El predio cuenta con una pileta de grandes dimensiones y profundidad. El acceso a la misma durante el evento era sin vigilancia ni ninguna medida de seguridad. La investigación pudo determinar, en base a testimonios de asistentes, que en el lugar no había guardavidas, ni médicos ni ambulancias. Nadie que pudiese asistir en caso de emergencia, tal como sucedió. Además, hubo expendio de bebidas alcohólicas sin control y una excesiva cantidad de asistentes. Todo ellos sin tener autorización municipal para la realización de la fiesta.

En ese contexto falleció ahogada en la pileta Emilia, quien fue asistida en un primer momento por otros concurrentes al evento que trataron de reanimarla, pero que fueron corridos (de una patada) de esa tarea por los organizadores quienes no le dieron el auxilio necesario y la joven murió. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias