sábado 22 de septiembre de 2018 - Edición Nº515
El Teclado » Judiciales » 27 jun 2018

[LA PLATA]

Grooming: Aprehendieron a un hombre que acosaba a una menor en las redes

El acosador, de 24 años, acosaba a una adolescente de 15. Quedó en libertad pero procesado por el delito de Grooming. Cómo detectarlo y prevenirlo en familia.


Por:
Virginia Ilariucci

Hasta hace unos años, el acoso y la captación a través de internet y redes sociales para fines sexuales era considerado una herramienta o vía para conseguir la consumación de las felonías sexuales. Pero desde 2013, con la sanción de la ley 26.904 el Grooming es considerado un delito penal en si mismo. Fue incorporado en el código penal argentino en su artículo 131 y sanciona con pena de prisión de seis meses a cuatro años a quien, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología, contacte a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma.

Es el contacto, captación y acoso de parte de un adulto hacia niños, niñas y adolescentes, muchas veces utilizando identidades falsas con el propósito de cometer delitos sexuales. En general comienza siendo una charla amistosa para obtener información, fotos o videos para luego comenzar con el chantaje y extorsión si no se les brinda más material o se niegan a un encuentro.

En esta época de hiperconectividad el peligro del acoso está latente a la distancia de un click. Es por ello que cada vez más los adultos debemos estar atentos a estas posibles situaciones y hablar con los jóvenes sobre el tema para poder tomar precauciones.

El lunes, en La Plata, se dio un nuevo caso de ciberacoso que derivó en una detención. Una adolescente de 15 años estaba manteniendo una conversación a través de wathsapp con un hombre de 24 años. La charla, que comenzó como una relación amistosa, fue subiendo de tono hasta el envío por parte del acosador de fotos en ropa interior y el pedido hacia la niña del envío de imágenes propias. La niña adviertió algo raro en la situación y le contó a su hermana mayor quien le dio aviso inmediatamente a la madre de ambas. Las mujeres decidieron seguir la conversación, simulando ser la niña y concretaron un encuentro con el hombre en el Parque Castelli, en 24 entre 66 y 67 a las tres de la tarde, para poder dar con el acosador.

Cuando el encuentro tuvo lugar, las mujeres lo increparon a los gritos lo que llamó la atención de los asistentes al espacio público y la llamada al 911 de parte de los encargados de cuidar el lugar. Cuando arribó la policía, contaron lo sucedido, mostraron las conversaciones y el sujeto fue aprehendido.

Es de resaltar que el contacto entre la adolescente y el hombre, la charla y el aviso a los adultos se dio todo en el mismo día, lo que hizo que disminuya de manera exponencial el peligro que hubiera significado que la situación se prolongara en el tiempo. Esto habla de confianza dentro del seno familiar, la mejor arma para evitar estos delitos.

En la causa interviene la fiscal Cecilia Corfield, titular de la UFI n° 15, quien mantuvo al hombre en calidad de aprehendido durante 24 horas, mientras efectuó tareas en investigación que incluyeron el allanamiento del domicilio del imputado y el secuestro de material de interés para la causa, como computadora, notebook, pen drive y otros elementos tecnológicos que serán sometidos a pericias. Concluídas estas diligencias, se procedió a dejar en libertad al sujeto, quien seguirá sometido a investigación, procesado por el delito de grooming. 

¿Cómo prevenir el Grooming?  Tips para charlar en familia. 

  1. Construir acuerdos de uso de los dispositivos digitales con los niños como son horarios, espacios y condiciones de uso.
  2. Hablar con los jóvenes sobre el fenómeno del Grooming. No bloquear ni advertir al posible depredador para que las autoridades competentes tengan la posibilidad de actuar.
  3. Evitar ser restrictivo o prohibitivo al detectar situaciones anormales en los jóvenes. Dialogar y asegurar que no habrá castigo o regaño si cuenta algo que está sintiendo o pasando. Ofrecer un marco de confianza no punitivo para que los jóvenes no tengan temor de contar situaciones de peligro.
  4. Acordar medidas de reducción de riesgos, como configurar las opciones de privacidad de las redes sociales.
  5. Observar los estados de ánimo de los jóvenes. Cuando un menor está siendo víctima de abuso, violencia o chantaje, presentará actitudes sintomáticas que pueden ser repentinas por ejemplo: ansiedad, temor, aislamiento o agresividad que resultan anormales en él o ella. El uso en secreto de los dispositivos, cerrar o cambiar de página cuando un adulto pasa cerca, recibir regalos o correos extraños, tener salidas secretas, estar conectado hasta altas horas de la noche o en horario no habituales, encerrarse con la compu, tablet o teléfono celular, entre otras, pueden ser indicadores de estar siendo víctima de grooming.
  6. En familia, establecer un código de comportamiento para el uso de Internet. Sugerir que, como en “la vida real”, no hable con extraños, nunca decirle a alguien que no conoce en donde vive, no mencionar que los padres no están en la casa o en qué horarios sí o no están. Intentar no utilizar acciones como geolocalizarse (mostrar mi ubicación) tomar fotos de su escuela o poner estados en sus perfiles como “solito en casa”, ya que todo esto aumenta las posibilidades de que un depredador se acerque a ellas y ellos. 

Si crees que alguien de tu familia puede estar sufriendo grooming, comunicate al 0800-222-1861 o entrá a  groomingargentina.org . También podés acercarte a la fiscalía en turno en tu ciudad y formalizar la denuncia. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias