martes 21 de agosto de 2018 - Edición Nº483
El Teclado » La provincia » 6 ago 2018

TRAGEDIA DE MORENO

Docentes de Moreno apuntan a la Provincia tras la explosión en el colegio: "Fue un asesinato por desidia"

Hernán Pustilnik, maestro del colegio de Moreno que explotó la semana pasada, repudió la decisión de la gobernadora bonaerense de llamarse a silencio y consideró que "esto que pasó es desidia política”.


El docente de tercer grado, Hernán Pustilnik apuntó contras las autoridades bonaerenses por lo que calificó como “un asesinato por desidia”. “Me dolió en el alma que ni Macri ni Vidal recordaran a Sandra (Calamano) y Rubén (Rodríguez) porque fueron unos luchadores y dejaron su vida en la escuela”, afirmó en diálogo con el programa #Tranqui120 que se emite en Radio Estación Sur FM91.7.

Para el maestro, a la vicedirectora y al auxiliar “se las recuerda como dos personas muy luchadoras y comprometidas con el barrio, con las familias y con los alumnos. Luchaban siempre para que a los pibes de la escuela no les falte nada”.  “Muchas veces, como nos pasa a muchos docentes en la escuela pública, sacaban plata de su bolsillo para comprar el pan cuando el panadero no traía, o para ir a comprar cajas de mate cocido o azúcar cuando no teníamos. Se los recuerda como dos grandes luchadores de la Educación Pública”, sostuvo  

Pustilnik repudió la decisión de la Gobernadora bonaerense de llamarse a silencio y consideró que “esto es político: esto que pasó es desidia política”. “Yo creo que quieren hacer tiempo porque quieren deslindar responsabilidades. Sandra no tuvo nada que ver, porque siento que hay algunos medios que intentan responsabilizar a la vicedirectora por una irresponsabilidad. Quieren decir que por culpa de ella, explotó. Y esto no es así porque Sandra llamó al Consejo Escolar, vino el gasista, dijo que no había pérdida y volaron por los aires: Sandra voló más de 70 metros”, reprochó.

Asimismo, el docente realizó una cronología de los hechos: “El miércoles al mediodía pasé por la puerta del aula y sentí mucho olor a gas, le digo a Sandra ‘escuchá negra, vení porque acá hay un olor a gas terrible’. Abrimos el salón y nos metimos los tres con Rubén a revisar la instalación de la estufa pensando que había una pérdida ahí. Empezamos a revisar ahí con una esponja y detergente y no pudimos encontrar nada. Entonces, Sandra me dice que iba a llamar al Consejo Escolar para que manden un gasista. Llamó al Consejo Escolar y le dicen que en el transcurso de la tarde iban a mandar a un gasista. Nuestro horario en la escuela es de 8.30 a 16.30. Yo me fui 16.50 y hasta ese momento el gasista no había llegado. Después me cuentan que el gasista llegó a las cinco y pico de la tarde, que entró a la escuela, fue al salón a revisar, dijo que no había ninguna pérdida”, narró.

Y precisó: “El jueves a la mañana, llegaron Sandra y Rubén temprano como todos los días y las chicas de la cocina le dicen a Sandra que no había gas para preparar el mate cocido. Entonces ella va a revisar unas ‘chanchas’ que tenemos en la escuela que las recargan de gas una vez a la semana y les dice que estaban llenas y que no nos habíamos quedado sin gas. Entonces Sandra le dice a Rubén ‘vení acompañame a ver si este chico que vino ayer tocó algo y nos dejó sin gas’ y ni llegaron a abrir la puerta que volaron por los airespor tanta concentración de gas que había en el salón”.

En tanto, Pustilnik añadió que “lo que pasó en la escuela 49 puede pasar en cualquier escuela de la provincia de Buenos Aires. Hay una desidia total, hay vaciamiento total, no hay inversión. Todo son parches”. “Si no fuera por los docentes y los auxiliares en la provincia de Buenos Aires no existiría Escuela Pública, porque somos nosotros los que mantenemos en pie la Escuela Pública, porque somos nosotros los que corremos a emparchar, los que corremos a comprar el pan, a buscar zapatillas o ropa para el pibe que no tiene”, resaltó.

Además, subrayó las carencias de los estudiantes que asisten a la institución de Moreno: “En la Escuela 49 hay 400 alumnos y muchos de ellos la única comida que hacen en el día es la que hacen en la escuela, porque sus familias son muy pobres y no les alcanza para comer a la noche”, explicó. En este punto, informó que “la gente del barrio, exalumnos y papás de la Escuela armaron una olla popular en la cual le dan el desayuno, el almuerzo y la merienda a los chicos”, a la vez que afirmó que ninguna autoridad bonaerense se comunicó con la comunidad educativa para informarles qué va a pasar con quienes asisten a la escuela siniestrada.

“El día que pasó todo esto, vino el viceministro de Educación (Sergio Siciliano), estuvo ahí, le pedimos respuestas y no dijo nada. Lo único que hizo fue decir a los medios que el paro que hicimos el jueves a la tarde fue político. Nosotros estamos dando notas a todos los medios porque les queremos contar lo que pasa. Yo no escuché a ningún político decir nada, ni a la Gobernadora que se llamó a silencio y dijo que no iba a hablar. Ni siquiera al Presidente, con su frase desafortunada de la ‘perdidita de gas’ y no fue capaz de perder 10 segundos para nombrar a Sandra y a Rubén. Hay un abandono y una falta de respeto no solo a los docentes de la provincia de Buenos Aires sino a todos los docentes de la provincia de Buenos Aires”, se quejó.

Pustilnik aseguró que “me dolió en el alma que ni Vidal ni Macri los recordaran porque Sandra y Rubén fueron unos luchadores y dejaron su vida en una escuela”. “Y nadie de los representantes que hoy están en el Gobierno fueron capaces de decir unas palabras o llamar a sus familias. No somos perros, somos trabajadores de la Educación”, subrayó.

Al igual que varios padres, el docente coincidió en que las víctimas “podrían haber sido los 450 alumnos”, pero “por 20 minutos Sandra y Rubén la salvaron la vida a más de 400 chicos”.

De cara al futuro, Pustilnik dijo que “no sé cómo volvemos”: “En el entierro vinieron los chicos de la escuela con sus papás y la verdad que los chicos nos calmaban y nos alentaban a nosotros. Nos acariciaban, nos abrazaban y ellos nos vinieron a levantar el ánimo, porque nosotros estamos destruidos, no sabemos cómo seguir, no sabemos nada”, afirmó.

“Esto no fue un accidente, fue un asesinato de dos personas por la desidia. Y es responsabilidad de la Gobernadora María Eugenia Vidal, el ministro, el viceministro y toda la gente del Consejo Escolar de Moreno. Todos ellos son culpables de que hoy Sandra y Rubén no estén con nosotros porque están muertos”, puntualizó. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias