lunes 22 de octubre de 2018 - Edición Nº545
El Teclado » Judiciales » 10 ago 2018

[JUDICIALES]

Comienza el juicio por la Triple Fuga que puso en jaque el arranque del gobierno de María Eugenia Vidal

Se trata del escape de la Unidad penal N° 30 de General Alvear, protagonizada por Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, condenados a perpetua por el triple crimen de General Rodríguez. La cronología de una fuga que duró 15 días y que finalizó en vivo y directo por la televisión.


Por:
Virginia Ilariucci

El próximo lunes 13 de agosto comienza en los tribunales penales platenses el juicio oral y público por la triple fuga del penal de General Alvear protagonizada por los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, que se diera a escasos 12 días de asumir María Eugenia Vidal como gobernadora de la Provincia de Buenos Aires. El hecho convulsionó no sólo a la flamante mandataria y su entorno sino a toda la sociedad que siguió las alternativas del escape desde ese domingo 27 de diciembre de 2015 hasta 15 días después cuando los prófugos fueron detenidos en la provincia de Santa Fe.

Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci, condenados el 20 de diciembre de 2012 a prisión perpetua por el denominado "triple crimen de General Rodríguez", ocurrido en agosto de 2008, serán juzgados por el Tribunal Oral Criminal N° 1, en este caso con conformación unipersonal del juez Juan José Ruiz. La acusación la llevará adelante la fiscal de juicio Silvina Langone.

Hay dos expedientes elevadas a juicio que los tienen como protagonistas: una, la de la fuga propiamente dicha y otra, por el tiroteo con policías de Ranchos por tentativa de homicidio. La fiscal Langone había solicitado la unificación de los dos debates ya que los imputados son los mismos y hay una secuencia delictiva continuada, pero el juez Jorge Moya Panisello primero y luego la Cámara de Apelaciones de La Plata resolvieron hacer lugar al pedido de las defensas para que las dos causas se juzguen por separado. La segunda se hará mediante un jurado popular, a cargo de Hernán Decastelli, también del Tribunal Oral en lo Criminal Nº1.

El lunes 28 de diciembre de 2015 la gobernadora Vidal aseguró que la fuga no hubiera sido posible sin la “complicidad de una parte del Servicio Penitenciario Bonaerense”. El día anterior había descabezado el organismo. Sin embargo en la causa no hay ningún integrante de esa institución imputado de ese delito.

El escape comenzó a las 01:45 horas de 27 de diciembre de 2015, cuando los tres detenidos tomaron como rehén al guardia Luciano Nicolás Labat, le quitaron las llaves, lo ataron, le sacaron el uniforme y su arma. Tras pasar por los distintos puestos de control de la cárcel, consiguieron huír, llevando consigo a otro guardia de rehén, a quien liberaron para subirse a bordo de una camioneta 4x4 donde los esperaban sus cómplices. Se mantuvieron ocultos hasta que el 31 de diciembre se enfrentaron a tiros en un puesto de control caminero de Ranchos con los policías Fernando Pengsawath y Lucrecia Yudati, que fueron gravemente heridos. Luego de una intensa persecución que duró varios días, finalmente fueron capturados en Santa Fe, Martín Lanatta el 9 de enero, y los otros prófugos dos días después.

La investigación de la fuga estuvo, en un comienzo, a cargo del titular de la Fiscalía descentralizada de General Alvear, Cristian Citterio, y el juez de garantías de Azul, Federico Barberena, que tienen jurisdicción en la zona donde se encuentra el penal. Respecto del tiroteo con los policías en Ranchos, intervino el fiscal Mariano Sibuet de esa localidad y el ex juez de garantías César Melazo, del fuero penal platense.

En septiembre de 2016 toda la investigación se centralizó en la capital bonaerense debido a que la tentativa de homicidio de los policías es el delito más grave. Allí tomó intervención la fiscal Virginia Bravo. Tras el apartamiento del cuestionado Melazo en noviembre de 2016, al enfrentar un jury por presuntas irregularidades en el Juzgado de Garantías n° 2 que tenia a su cargo (que luego no prosperó ya que presentó su renuncia), la causa quedó en manos de Moya Panisello.

En los primeros días posteriores a la fuga se efectuaron 17 allanamientos en la zona sur del conurbano, donde se secuestraron algunas armas, teléfonos y se produjeron cinco detenciones de quienes se sospechaba que pudieron colaborar con el escape. Entre ellos, Franco Schillaci, hermano de Víctor, y Matías Gambuza; Rubén Darío Spiptal, alias Huevi y Carlos Alberto Spiptal, alias Paraguayo.

Los últimos tres fueron procesados como partícipes necesarios de los delitos de evasión, robo agravado por uso de arma de fuego y privación de la libertad agravada, pero al momento de la elevación a juicio, la fiscal Bravo solicitó su sobreseimiento conforme al artículo 323, inciso 4 del CPP ya que no encontró elementos de que hubieran cometido el delito.

Quienes también estuvieron detenidos por facilitar la huída son Marcelo "El Faraón" Melnyk, dueño de una pizzería de Quilmes, y el oficial penitenciario César Tolosa, jefe de guardia de la cárcel de Alvear, pero fueron excarcelados. También detuvieron al “panadero”, el dueño de la quinta "Los Cipreses" en Chascomús, donde habrían estado escondidos dos días, donde se secuestraron municiones de fusil tipo FAL y escopeta.

Quien continúa procesada es Elvira Susana Martínez, ex suegra de Lanatta, acusada de “encubrimiento agravado” ya que fue quien les facilitó dinero y la camioneta Renault Kangoo que usaron en parte de su raid, a quien se le ofreció la posibilidad de la aplicación de Juicio Abreviado.

 

[LA FUGA]

Los tres condenados estaban alojados en la Sección Sanidad de la Unidad Penitenciaria N° 30 de general Alvear. Alrededor de la 1:45 de la madrugada del 27 de diciembre el agente Luciano Nicolás Labat ingresa a la celda para efectuar recuento y es atacado a golpes por los internos. Le sacan parte de su uniforme, las llaves de su auto Fiat 128 y las del penal, lo atan y amordazan y lo dejan encerrado. A la media hora se dirigieron al túnel de ingreso-egreso al penal.

Allí, el agente Ramiro Sebastián Tóleres, escucha ruidos en la reja de abajo y al llegar advierte la presencia de tres sujetos con ropa del Servicio Penitenciario y se acerca. Cuando se da cuenta quienes son uno de ellos lo apunta con algo que aparentaba ser un arma y le ordena que les abra. Lo golpean y colocan precintos mientras le decían: "quedate tranquilo, si haces un movimiento en falso, atrás vienen sesenta más".

De esa manera continuaron su camino hasta la Oficina de Guardia donde estaba la Jefe de Turno Delia Raquel Godoy. Cuando los reconoce, Schillaci la tomó fuertemente del brazo y le dijo: "quedate piola porque tenemos tomado todo el penal". Le apoyan lo que sería un arma en el abdomen y la amenazó “si vos gritás yo te quemo, esto tiene silenciador". La ataron y la dejaron encerrada en el sector llamado “La leonera”.

Allí fue cuando se suben al auto de Labat y van hacia el Puesto Uno de la entrada principal del penal, donde se encontraba de guardia el Cabo Primero Ezequiel Martín Dos Santos. Lo toman de rehén y lo suben con ellos al vehículo, llevándose previamente una pistola Colt 9mm con cargador y 30 cartuchos.

El auto no arrancaba, así que con Martín Lanatta al volante y el guardia como rehén, los otros dos empujan el auto hasta que hace contacto. Todo esto es visto por la gente que estaba afuera del penal esperando para el ingreso de visitas. Cuando arranca, se van rápidamente dejando el portón abierto.

Logran salir del Penal, y se dirigen hacia el barrio Villa Belgrano mientras hablaban por teléfono con sus cómplices que ya estaban viniendo a su rescate. Cuando llegan al punto de encuentro alrededor de las 2:30 de la madrugada, dejan reducido al agente Dos Santos y se suben a una camioneta 4x4 color negra doble cabina, con faros rompeniebla, estribos en ambas puertas y barras antivuelco cromadas. A las 02:38 horas las cámaras de monitoreo toman a la camioneta saliendo de la ciudad de Gral. Alvear por la misma ruta, con destino a Saladillo por donde pasa a las 03:17 horas.

Se pudo determinar que la trayectoria fue por Ruta 205 hasta Cañuelas, de allí a Ruta 6 hasta Ruta 53, y por ésta a Florencio Varela adonde arriban alrededor de las 04:30 de la madrugada.

Mas tarde, en horas de la mañana se dirigen hacia el negocio de venta de ropa de niños y bebés de Elvira Susana Martínez (ex suegra de Cristian Lanatta) en Berazategui, donde esta les facilitó dinero. A la tarde de ese día, fueron hasta la casa de Marcelo “El Faraón” Melnyk en Florencio Varela, a bordo de una Ford Ranger nueva de color gris, para pedirle un lugar para esconderse.

De allí, se dirigieron a la zona de Chascomús, donde habrían estado escondidos al menos dos días en la quinta "Los Cipreses", propiedad de un panadero de esa ciudad, donde habrían reacondicionado la camioneta, cambiándole el número de la patente y los vidrios, con la que en la madrugada del 31 de diciembre, regresando hacia el conurbano, se enfrentaron con la policía. En un puesto de control a la altura del kilómetro 100 de la ruta provincial 20, a tan sólo tres kilómetros de la localidad de Ranchos, fueron reconocidos por los policías Lucrecia Yudati y Fernando Pengsawath a quienes acribillaron a tiros y los dejaron gravemente heridos. Los oficiales salvaron su vida de milagro.

Nuevamente en Berazategui, ese mediodía fueron a ver a Luciano Andrés Tomassone, para pedirle ayuda y a eso de las 15:30 volvieron a la casa de la ex suegra de Cristian Lanatta, para hacerse de la camioneta Renault Kangoo con la que huyeron hacia Santa Fe, en donde fueron detenidos Martín Lanatta el 9 de enero de 2016, y los otros dos el 11 de enero, en un espectacular procedimiento que fue televisado en tiempo real por los medios, en una arrocera de la localidad de Cayastá. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias