domingo 23 de septiembre de 2018 - Edición Nº516
El Teclado » Especiales » 15 ago 2018

ECONOMÍA

¿Medidas necesario o fracaso del gobierno?: La mirada de los economistas tras la quita del Fondo Sojero

La decisión del gobierno de eliminar el Fondo Federal Solidario, dejará a provincias y municipios con u$s 1.000 millones menos. Especialistas consultados por El Teclado, advierten por el impacto en los distritos y por el dominio del organismo internacional en las decisiones económicas locales.


Por:
Pablo Etcheverry

La crisis económica que atraviesa la Argentina, ha llevado a que la promesa del presidente Mauricio Macri de llevar a cabo “el plan de infraestructura más ambicioso de la historia argentina”, quede un compás de espera hasta mejores épocas. Este martes, el anuncio oficial de eliminar el Fondo Federal Solidario (FFS), hará que las provincias y los municipios dejen de recibir alrededor de 1.000 millones de dólares al año que iba directo a obras públicas para sanear los problemas estructurales del país.

El salto del dólar a más de 30 pesos, la recesión económica, la caída en la productividad, más los compromisos asumidos por el Ejecutivo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), han producido un combo perfecto que hace que el gobierno de Cambiemos dé marcha atrás con muchos de sus conceptos económicos para revertir el rumbo de cara a las elecciones del año que viene.

El FFS había sido creado en 2009 por la expresidenta Cristina Kirchner tras la fallida Resolución 125, y establecía que la Nación transfería a las provincias y los municipios el 30% de la recaudación de los derechos de exportación de soja, lo que era usado por los gobernadores e intendentes como un caudal de dinero para hacer las obras propias en sus distritos. De esta manera, los Ejecutivos locales tendrán un tercio menos de recursos, lo que impactará de lleno en el empleo público y en la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda y vial en el interior profundo.

La decisión oficial, tomada a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia, hará que el gobierno se “ahorre” entre lo que queda de este año y el 2019 alrededor de 35.000 millones de pesos, es decir, poco más de u$s 1.000 millones. Esto tendrá un fuerte impacto en la provincia de Buenos Aires, donde los 135 distritos el año pasado recibieron en concepto de este fondo unos $1.300 millones, este año se esperaba una recaudación por el mismo de $2.000 millones y para el próximo de cerca de $2.500, fondos que ahora no tendrán y  que iban directo a subsanar la caída en la obra pública por parte de los gobiernos nacional y provincial.

Especialistas consultados por El Teclado, advierten sobre los riesgos que esta resolución tomada por el gobierno nacional trae para las localidades del interior del país, que verán mermados su capacidad de hacer frente a la crisis económica, y cómo esta determinación unilateral se hace con el único motivo de hacer frente los pagos de intereses de deuda externa y para cumplir con el acuerdo con el FMI.

[PALABRA AUTORIZADA]

Con la mente fija en reducir el déficit fiscal para fortalecer así las finanzas públicas e iniciar una etapa de bienestar económico, el gobierno nacional no dudó en frenar de cuajo todas las transferencias directas a mandatarios del interior e intendentes, para así disponer de fondos que sirvan para consolidar y hacer fuerte a la Argentina ante la “tormenta económica”

En diálogo con El Teclado, el economista y Doctor en Ciencias Sociales, Julio Gambina, criticó con dureza la postura tomada por el Ejecutivo, al señalar que “es una de las medidas del ajuste que está en curso, mucho más estando el FMI en la Argentina auditando sus cuentas para seguir con el acuerdo previamente suscripto donde se pide bajar el déficit primario”.

Para el director del Instituto de Estudios y Formación de la CTA, IEF-CTA Autónoma, esta situación perjudica de “grave manera” a los presupuestos que tenían afectados los municipios, dañando de esta manera “a una cultura que se había instalado en los municipios de avanzar con obra pública con la utilización de ese fondo federal, por lo tanto se achica muchísimo la asignación presupuestaria para los municipios en materia de obra pública”.

Gambina, manifestó que esta situación de eliminación directa del FFS tiene que “sí o sí discutirse en el Congreso” en los próximos días, y que el objetivo político del gobierno nacional es que el Presupuesto 2019 sea consensuado con los gobernadores yque a su vez los gobernadores puedan condicionar a los legisladores de sus distritos, y “en esa perspectiva es que se va a aprobar un presupuesto de consolidación del ajuste que está en curso y que monitorea el Fondo Monetario internacional”.

[VISIONES CONTRAPUESTAS]

Juan Dumas, exsecretario de Comercio Interior de la Nación, le subrayó a nuestro medio que las medidas tomadas por el Ejecutivo “si bien no son gratas para nadie, son necesarias para detener de una vez por todas el abultado déficit fiscal, que es un tema que al gobierno lo obsesiona y está tomando los pasos para irlo reduciendo”.

Para el exfuncionario nacional, estas acciones son siempre “difíciles” de tomar, más que nada porque son siempre medidas “impopulares” pero que en definitiva “es una manera de bajar el gasto público lo cual afecta a algunos y a otros no”, a lo que aseveró que “hay que seguir trabajando en ese sentido para lograr las metas de déficit o desaparición del déficit. Es doloroso, pero es necesario para lograr una Argentina mejor para todos”.

En la visión de Dumas, la obra pública “caerá sin dudas en los próximos meses”, pero para el especialista “no queda otro camino”, y añadió que el gobierno “hizo bien” en no tocar las retenciones a todo el campo, porque “si se toca a los sectores que pueden levantar al país de la crisis en que está sumergido, sería tocar la gallina de los huevos de oro”, e insistió en que la Argentina “de una buena vez por todas debe empezar a air por el camino correcto, y con estas acciones se busca ir en ese sentido. Es un camino largo, pero rendirá sus frutos al mediano plazo”.

Por su parte, el economista y exdiputado nacional Claudio Lozano, con una visión diferente a Dumas, le expresó a El Teclado que “esto no es más que el reconocimiento por parte del gobierno macrista del fracaso de su modelo económico y de la desorientación que reina en estas horas en las autoridades económicas ante una corrida cambiaria que no se detiene y que impacta con fiereza en los que menos tienen”.

En ese sentido, el director del Instituto de Pensamiento y Políticas Pública (IPPP), dijo que Cambiemos “busca lograr un ahorro fiscal de $ 65.500 millones durante este año y el próximo” y que para eso tiene un objetivo planteado que es reducir “prácticamente de manera absoluta, la obra pública. Esto va a tener un impacto muy fuerte en las provincias porque viene de la mano de otro compromiso con el FMI, que es reducir en un 74% las transferencias no automáticas que estas reciben”.

Lozano finalizó afirmando que “Macri profundiza un ajuste salvaje donde serán los bonaerenses los más perjudicados por la quita del FFS, ya que en 18 meses recibirán $4.023 millones menos, lo que repercutirá en que haya menos escuelas, menos pavimento, menos hospitales y todas obras necesarias para levantar al país de la crisis en que el gobierno nos ha sumergido producto de una necedad sin límites”. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias