domingo 23 de septiembre de 2018 - Edición Nº516
El Teclado » Judiciales » 31 ago 2018

[LA PLATA] CORRUPCIÓN DE MENORES

“Casi Ángeles”: Condenaron a un hombre a 10 años de prisión por corrupción de menores

Se trata de Adrián Mendoza quien continúa en libertad hasta que se resuelva la apelación. En tanto el tribunal absolvió a Gustavo Zitzer al no encontrar prueba suficiente en su contra. Los hechos ocurrieron entre 2008 y 2010.


Por:
Virginia Ilariucci

El juez Emir Alfredo Caputo Tártara, integrante del Tribunal Oral Criminal n° 4, condenó al platense Adrián Gustavo Mendoza, a la pena de 10 años y seis meses de prisión por encontrarlo penalmente responsable de los delitos de corrupción de menores calificada por su comisión mediante engaño e intimidación por la víctima “A”, y tentativa de corrupción de menores calificada por su comisión mediante engaño, y distribución de imágenes pornográficas en relación a la víctima “B”, que concurren materialmente entre sí. Mendoza llegó a la instancia de juicio oral excarcelado.

 


[Juez Emir Caputo Tártara, del Tribunal Oral Criminal n° 4 Foto: El Teclado]

 

En tanto que Gustavo Andrés Zitzer, oriundo de Ciudad de Buenos Aires, quien llegó imputado por los mismos delitos, fue absuelto. Cabe aclarar que llegó a juicio detenido con prisión preventiva desde 2014, por lo que pasó 3 años privado de su libertad en la Unidad Penal N° 9 de La Plata, y luego beneficiado con prisión domiciliaria.

 

Según se puede leer en el fallo, el juez encontró que “ha quedado debida y legalmente acreditado que desde aproximadamente septiembre del año 2008, hasta aproximadamente fines del mismo mes del año 2010, al menos un sujeto de sexo masculino, simulando ser integrante de la productora Cris Morena, e invocando el programa televisivo “Casi Ángeles”, contactó desde Ciber-locutorios del radio urbano de la ciudad de La Plata, a la menor “A”, previo seducirla con participar en el programa de televisión y remitirle imágenes pornográficas; logró posteriormente mediante engaños, violencia y amenazas de sufrir males graves e inminentes, que la misma se tomara fotografías de corte pornográfico; y exigiéndole que enviara el material, todo lo cual se concretó, produjo el quebrantamiento de su indemnidad sexual, toda vez que la niña carecía de experiencia en tal sentido; a la vez que interrumpió con ello el normal desarrollo de su sexualidad, dado que por entonces contaba con tan solo dieciséis años de edad”.

 

Y en relación a la víctima “B” dio por probado que “el mismo masculino, en esa misma época, obtiene el correo electrónico de la niña “B” de quince años de edad, a quien contacta también desde esta ciudad, a través de las cuentas de email. En estas circunstancias, intenta que ésta niña, realizara las conductas que ya había conseguido con la anterior, buscando convencerla mediante engaños y propuestas de beneficios. Para persuadirla, le remite las fotografías que había obtenido con anterioridad de “A”. En este último caso el objetivo de consecución de material pornográfico, no fue logrado por la resistencia de la víctima “B”, quien dio inmediata noticia del suceso a sus progenitores; todo, sin perjuicio de la concreción en la distribución del material de la primer niña”.

 

Luego de una amplia y detallada valoración de la prueba producida en el debate, como de la incorporada por lectura, el magistrado describió que “los modos de abordaje, los mecanismos, las palabras, frases, ardides, artificios, tretas, engaños, son inequívocamente de una única y misma persona, que como se dijo y reiteró, sindican de manera irrefutable al procesado Mendoza, como autor de los mismos, obviamente haciéndose pasar ora por niña de similar edad de sus víctimas; ora por pretensos personajes del programa televisivo “Casi Ángeles””. El abogado defensor de Mendoza, Guillermo Anderson, adelantó que la sentencia será apelada.

 

[Fiscal de juicio Victoria Huergo Foto: El Teclado]

 

La fiscal de juicio Victoria Huergo había solicitado 10 años de prisión para Mendoza y 9 para Zitzer, al encontrarlos a ambos como coautores de los delitos enrostrados. Para determinar el monto de la pena, el juez consideró como atenuante, la ausencia de antecedentes condenatorios, pero asimismo valoró como agravante la magnitud del daño causado a la víctima “A” en su desarrollo integral, sexual, social y educativo. Es por ello que le dictó 10 años y seis meses de prisión.

 

En tanto sobre el coimputado Gustavo Zitzer, Caputo Tártara entendió que los elementos probatorios en su contra “no alcanzan a reunir las exigencias de objetividad y plena acreditación, que ameriten achacarle participación en los hechos que motivan estas actuaciones”. Y basándose en la aplicación del Principio que manda que en caso de duda se deba tomar a favor del imputado - “in dubio pro reo”-, dictó sentencia absolutoria para el procesado.

 

Entre los distintos aspectos que utilizó para fundar su decisión, hizo pie en una de las pericias informáticas que determinó que durante el período de tiempo que se debatió en el juicio (2008-2010) “no ha habido ningún acceso de ninguna IP que corresponde al imputado Zitzer”. Además, aclaró el juez que “ningún "impacto" de los ´intercambiados´, ni dato, ni conexión se le vincula y/o relaciona con los correos de ninguna de las víctimas de esta causa”. Es por ello que no encontró ninguna “pauta objetiva para relacionar al imputado Zitzer como partícipe en los hechos atribuidos al imputado Mendoza”.

 

Al término de la lectura, la abogada defensora Claudia Ferrero expresó que “A lo largo del juicio esta defensa pudo probar no sólo que Zitzer era inocente sino que era imposible que hubiera efectuado los actos de los que se lo acusaba. Porque en el período de tiempo en que se le endilgaba a mi asistido haber viajado a La Plata para mandar los correos él se encontraba de vacaciones con su novia de ese momento en el sur de nuestro país, corroborado no solo por testimonios sino por documentación”.

 

[Abogadas defensores Claudia Ferrero, Karina Karabelnicoff (Zitzer) y Guillermo Anderson (Mendoza) Foto: El Teclado]

 

En relación a la prisión preventiva que se le aplicó a su defendido dijo que “Esto generó un deterioro muy grande en su familia, sus padres son grandes y les impidió que estos últimos años los vivieran con alegría, es decir Zitzer perdió toda una época de su vida que realmente no se recupera con nada. Es muy grave, en la provincia de Buenos Aires hay estadísticas que denuncian que el 30% de los detenidos llegan a juicio y son absueltos”, concluyó la abogada.

 

Por su parte la fiscal Huergo, al momento de los alegatos había advertido de las deficiencias de la investigación que en su etapa de instrucción estuvo en manos del ex fiscal Fernando Cartasegna. En aquel momento ya había hecho referencia a la necesidad de que las investigaciones continúen, y solicitado se extraigan copias de para iniciar otra pesquisa, ya que de la información producida en su momento y de los elementos secuestrados surgían claros indicios de actividad pedófila, incluso con otras víctimas. “Lo importante es la persecución de las redes de pedofilia que mueve tanto dinero como el narcotráfico y hacen tanto daño a la vida de los chicos y chicas. Hay que efectuar una investigación hecha como corresponde, que se recojan todos los elementos de este juicio y al fiscal que le toque que se rodee de los investigadores adecuados y puedan llegar a desbaratar lo que yo creo que es la punta del iceberg de una banda de pedófilos”, reflexionó la fiscal. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias