martes 25 de septiembre de 2018 - Edición Nº518
El Teclado » Judiciales » 14 sep 2018

[JUDICIALES] LA PLATA

Detuvieron a una mujer acusada de matar a su esposo a cuchillazos en pleno centro de La Plata

Se trata de Sofía Pantoja, quien según la acusación fiscal, mató a su esposo Jorge Pereyra mientras dormía. El marco habría sido desavenencias conyugales de larga data, y la pelea por los bienes ante un inminente divorcio.


Por:
Virginia Ilariucci

Por solicitud del fiscal Marcelo Romero y con la aprobación del juez de Garantías Juan Pablo Masi, se detuvo esta mañana a Sofía Magdalena Pantoja, de 52 años, por el Homicidio triplemente calificado por el vínculo, por haber sido perpetrado con alevosía y por codicia, de su ex marido Jorge Vicente Pereyra de 56 años de profesión zapatero, ocurrido el día 2 de mayo de este año, en la casa que, a pesar de estar separados, compartían en calle 48 entre 19 y 20 de la ciudad de La Plata.

 

Según la investigación, “existen elementos suficientes e indicios vehementes de que entre las últimas horas del día 2 de mayo y las primeras del día 3 de 2018 al menos una persona de sexo femenino, Sofía Pantoja, movida por el interés de hacerse con la parte que le correspondía a la víctima en virtud de la disolución de la sociedad conyugal y evitar dividir el patrimonio, le dio muerte a Jorge Pereyra, aprovechando su indefensión, ya que estaba dormido, asestándole nueve puñaladas en el omóplato, una en el antebrazo y otra sumamente profunda en el cuello, sin posibilidad de que la víctima pudiera defenderse, asegurando así el resultado muerte”.

[La imputada Sofía Pantoja, antes de entrar a la UFI 6 para su declaración indagatoria. Foto: El Teclado]

 

Tras un llamado a las 00:43 hs al 911 en el que Pantoja manifestó que estaba encerrada en su dormitorio, ya que escuchó ruidos extraños en su vivienda, el personal policial que se encontraba en las inmediaciones llegó rápidamente a la casa a las 00.45 horas. La mujer se asomó por una de las ventanas y desde allí les arrojó las llaves de la puerta de entrada. La casa estaba absolutamente a oscuras, incluida la habitación de la víctima. La puerta de acceso no estaba forzada, la puerta trasera que da al patio estaba con su llave colocada sin traba. No se registraba ninguna anomalía ni desorden, ni dentro ni fuera de la finca. Cuando la policía ingresó a la habitación de Pereyra lo encontraron boca arriba en el piso en medio de un gran charco de sangre.

 

Según el resultado de la autopsia, la causa de la muerte fue un shock hipovolémico como resultado de las heridas efectuadas en zonas vitales en el cuello y tórax. Se estableció como data de muerte el lapso existente entre las 17.30 y las 23.30 del día 2 de mayo. En función de los testimonios se acotó esta ventana a las 23.30 horas aproximadamente, ya que la víctima fue a comprar alimentos al comercio que está en frente a su casa a las 20:45 horas y dado el contenido gástrico, es posible afirmar que cenó. Además a las 23 horas se detecto la última conexión de la aplicación Whatsapp y tomando en cuenta que el celular poseía clave de acceso, se supone que quien lo manipuló fue la víctima.

 

En el transcurso de la pesquisa surgieron abundantes testimonios de allegados y familiares del matrimonio que manifestaron la mala relación que existía entre ellos. Además, que estaban en proceso de disolución de la sociedad conyugal pero viviendo y compartiendo la misma finca, lo que generaba roces, peleas e insultos cotidianos, sobre todo de parte de la mujer hacia la víctima. En más de una oportunidad, Pantoja se refirió de manera despectiva y agraviante sobre su marido y que “lo iba a terminar matando”. Las agresiones era de un tenor tal que podían ser escuchadas desde las viviendas linderas.

 

Con respecto a los posibles ingresos a la vivienda, se pudo constatar que no se efectuaron ni por la persiana del dormitorio de la víctima ya que era “muy segura”; ni por la puerta principal que se encontraba con media vuelta de llave. No se observó ningún tipo de alteración en la puerta de la parte trasera, y se verificó la imposibilidad de ingreso o egreso por escalamiento por las construcciones linderas. Además, no se constataron faltantes en la vivienda, lo que descarta la hipótesis del robo. Es más, encontraron en la habitación de la víctima las llaves de la casa, su teléfono celular y más de 5 mil pesos en efectivo. “Las pruebas colectadas permiten descartar de plano los fines de robo como móvil del evento, ya que ni siquiera la casa fue revisada. Surge sin lugar a dudas que el homicidio no fue azaroso y que desde el vamos estuvo dirigido a Jorge Vicente Pereyra”, dice el fiscal Romero en su

pedido de detención.

 

En la casa se secuestraron cuchillos y cuchillas, dos de los cuales se encontraban en un cajón del mobiliario existente en la habitación de la imputada. Asimismo, se detectaron manchas presuntamente hemáticas en la cocina y en un escalón, como así también en la cama de la habitación donde dijo estar la imputada durante todo el evento y manchas pardo rojizas del tipo arrastre y de limpieza. Además se encontró, debajo del cuerpo de Pereyra, de un guante de trabajo del tipo utilizado para la construcción y/o jardinería. Varios testigos dijeron que la única que usaba elementos de protección de ese tipo cuando se abocaba a tareas de jardinería era la imputada.
 

[La imputada Sofía Pantoja, trasladada a la UFI 6. Foto: El Teclado]

 

El detalle de que la casa estaba totalmente a oscuras reduce sensiblemente la participación de extraños en el hecho. Salvo Pantoja, el resto de los integrantes de la familia y los más allegados que conocían la casa están descartados ya que estaban en otros lugares de manera acreditada. Según hipotetizan los investigadores, o fue alguien, fuera de este círculo, que conocía a la perfección el inmueble y en particular la planta alta, como para llegar hasta la habitación de la víctima a tientas, sin indicaciones precisas y sin desordenar nada a su paso; o el agresor antes de irse, limpió toda la escena y se tomó el trabajo de ir apagando una a una las luces a su paso. “Todo esto nos conduce a afirmar con certeza que la única persona en estas condiciones es la imputada, sin perjuicio de que haya recibido o no (lo que es objeto de investigación) colaboración de un tercero”, se lee en el requerimiento fiscal de detención.

 

Según los investigadores, Pantoja “montó una escena para sustentar su débil coartada”, la que fue derribada por prueba testimonial y pericial. Este mediodía, la imputada compareció ante el fiscal Romero que le tomó declaración indagatoria. En su relato ratificó su versión inicial: que ella cree que alguien entró a su casa mientras estaba descansando en su habitación y ultimó a su esposo. Deslizó sospechas sobre otras personas y dijo que su relación con la víctima, desde que estaban separados, había mejorado mucho, contradiciendo la vasta prueba testimonial que sugiere todo lo contrario. Como padece varias afecciones de salud, se le garantizó tener acceso a todos los medicamentos mientras dure su detención. En los próximos días se resolverá si continúa en esa calidad, o está en condiciones de recuperar su libertad mientras continúa la investigación. [El Teclado]

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias