sábado 20 de octubre de 2018 - Edición Nº543
El Teclado » Judiciales » 27 sep 2018

[JUDICIALES]

Piden la libertad del joven detenido hace más de un mes por tener hojas de coca

José Luis Zurita Delgadillo esta detenido desde el 25 de agosto pasado en la cárcel de Marcos Paz, imputando por la tenencia de hojas de coca. En Argentina, por ley, la tenencia, consumo y coqueo de la hoja de coca es legal.


Por:
Virginia Ilariucci

José Luis Zurita Delgadillo es un joven de 28 años que se encuentra detenido desde el 25 de agosto pasado en la cárcel federal de máxima seguridad de Marcos Paz, imputando por la tenencia de hojas de coca. Y las comunidades de pueblos originarios y ancestrales repiten, como un mantra, que “La hoja de coca NO es droga”.

Este mediodía en el edificio Karakachof de la Universidad Nacional de La Plata, familiares de José Luis, acompañados por su abogado Federico Ravina, explicaron el estado de la causa y anunciaron próximas acciones. Estuvieron acompañados por el decano de la facultad de Ingeniería, Horacio Frene, de la que José Luis es estudiante, y de la abogada Guadalupe Godoy de la Prosecretaría de Derechos Humanos de la UNLP.

Además, estuvieron presentes representantes de la comunidad boliviana en La Plata, integrantes del grupo de baile tradicional “Caporales del Sur” del que José Luis forma parte, miembros de la Coordinadora Migrante y también los padres de Emilia Uscamayta Curi. Se leyeron adhesiones de un amplio arco político.

“Estamos muy tristes por la privación ilegitima de la libertad de mi hermano, lo único que esperamos es que salga lo antes posible para que pueda seguir estudiando y seguir con su vida, y no vivir más esta pesadilla”, dijo Vilma, una de las hermanas de José Luis.
 

José Luis es estudiante de 3er. año de la carrera de Ingeniería Civil. Él es argentino, pero sus padres son migrantes que se radicaron, provenientes de Bolivia, hace muchos años en La Plata y trabajan en el Mercado Municipal de la capital bonaerense. El joven no tiene antecedentes penales. Ayuda junto a sus 3 hermanas a sostener a la familia, trabajando junto a sus padres en el Mercado.

Ese día de agosto José Luis acompañó a su madre Julia a la ciudad de Buenos Aires a comprar unas hojas de coca, ya que eran las vísperas de las festividades bolivianas en las que se comparte la hoja que es considerada sagrada para la cultura milenaria de los Pueblos andinos, y además es de uso extendido por la ciudadanía no sólo en Bolivia y Perú, sino también en el norte de Argentina.

Cuando salieron de comprar en el barrio de Lugano, agentes de la comisaría de la zona se les acercaron. Les revisaron el auto y advirtieron que tenían 78 paquetes de 400 gr. cada uno aproximadamente con la tradicional hoja. En ese momento deciden llevarse detenido a José Luis y al propietario de la casa donde habían ido a buscar las hojas de coca, exculpando Julia, la madre.


La causa recayó en la fiscalía de Federico Delgado y del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 5 a cargo del juez Marcelo Martínez de Giorgi quien le negó la excarcelación y lo procesó por el delito de “guarda de materias primas destinadas a la producción o fabricación de estupefacientes”, según la Ley N° 23.737 de Estupefacientes, para finalmente dictarle la prisión preventiva y alojarlo en la cárcel de máxima seguridad de Marcos Paz.

Según el abogado de José Luis, lo tienen detenido por un “delito inexistente”. La Ley de drogas en su art. 15 autoriza, “la tenencia de hojas de coca en su estado natural, destinado a la práctica del coqueo o a su empleo como infusión, no será considerada tenencia de estupefacientes”. Y expresó que “esta causa es como un “tubo de ensayo” que tiene que ver con una política de criminalización hacia el “otro cultural”, en una lógica que se quiere imponer de una Argentina monocultural, negando la existencia del otro”, dijo Ravina.

“José Luis es un chico que realza mucho su historia y sus raíces con orgullo, las reivindica a pesar de esta lógica discriminativa que impera en este país. Lo que muestra esto, es que no es solo a José Luis, sino que es una cultura que se criminaliza”, expresó el abogado.

 


Dato: La primera imputación fue por tener hojas de coca y luego transformaron la acusación a tenencia de estupefacientes, lo que contradice el propio articulo 15 de la ley que la Justicia invoca.



El juzgado informó, luego de 15 días de detención, que no tenía acreditado el arraigo, lo que fue fácilmente comprobable ya que la familia vive en el mismo domicilio hace años. Luego alegaron que la División Laboratorio Químico de la P.F.A. informó que era “cocaína” en estado puro natural, cuando es harto evidente que la hoja nada tiene que ver con el clorhidrato de cocaína. La primera imputación fue por tener hojas de coca y luego transformaron la acusación a tenencia de estupefacientes, lo que contradice el propio articulo 15 de la ley que invocan.

La Constitución Nacional reconoce los derechos culturales, promovidos para garantizar que las personas y las comunidades tengan acceso a la cultura y puedan participar en aquella que sea de su elección. El consumo de la hoja de coca es parte de la identidad cultural de los pueblos andinos no solo de Bolivia sino de Argentina también. Criminalizarla es atentar a un derecho.


[Los caporales del Sur, el grupo de baile tradicional boliviano en el que José Luis participa acompañaron el pedido de libertad. Foto: El Teclado]

En nombre de la lucha contra el narcotráfico, más las políticas que atentan a los derechos del colectivo migrante como el DNU 70/2017 del presidente Mauricio Macri, logran estigmatizar y criminalizan a lxs migrantes en Argentina. La detención de José Luis es muestra de ello.

Es por ello que este martes será la audiencia en la Sala II de la Cámara de Apelaciones a cargo del juez federal Martín Irurzun, en la que solicitarán el cese de la prisión preventiva y el desprocesamiento total de Jorge Luis. La familia, junto con distintos organismos de derechos humanos, como la Comisión Provincial por la Memoria y el Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), convocan a una concentración en Plaza Lavalle en la que darán una nueva conferencia de prensa encabezada por el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

El reclamo es por la liberación de José Luis pero además por el cese de la discriminación hacia las personas migrantes. La consigna “La hoja de coca no es droga” pretende visibilizar una situación que viven a diario miles de ciudadanos que sufren la criminalización por sus costumbres.

Además, la abogada Godoy adelantó que la Universidad de La Plata se va a acompañar a la familia y se va a presentar como Amicus Curiae en la causa.

“Estoy destrozada. Yo no siento que soy persona ahorita. Todos los días esperando que entre a mi casa. Él es inocente. Y les pido a ustedes por la libertad de mi hijo”, expresó, entre lágrimas, su mamá Julia. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias