jueves 28 de enero de 2021 - Edición Nº1374
El Teclado » Especiales » 10 dic 2020

INFORMACIÓN GENERAL

¿De dónde vienen las fiestas navideñas? La tradición tiene un origen pagano

Si alguien nos preguntase, de repente, y sin conocimientos previos, qué es la Navidad, sin duda la mayoría responderíamos que es la celebración del nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, que vino al mundo el 24 de Diciembre.


Si alguien nos preguntase, de repente, y sin conocimientos previos, qué es la Navidad, sin duda la mayoría responderíamos que es la celebración del nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, que vino al mundo el 24 de Diciembre del vientre de la Virgen María. Actualmente la celebración incluye diferentes tradiciones, entre las que se encuentran decorar la casa con la recreación de la escena del alumbramiento en el Portal de Belén, con diferentes guirnaldas y con un árbol de Navidad, normalmente un abeto, sea este artificial o natural. Dos de los grandes alicientes son las reuniones para comidas y cenas con toda la familia y el intercambio de regalos, que dependiendo de en qué parte edel mundo sea, pueden ser dejados por Papá Noel la noche del 24 de Diciembre o por los Reyes Magos de Oriente el 5 de Enero.

Sin embargo, históricamente la procedencia de las fiestas navideñas propiamente dichas tienen su origen en los Saturnales romanos, una celebración que coincide en fecha y que festejaba durante una semana la finalización de las tareas agrícolas y la llegada del invierno. Hablamos de una tradición anterior, introducida por Julio César en el año 45 a.C., por supuesto antes de que naciese Jesús y de que muriese, resucitase y fuese reconocido como el hijo de Dios. No fue hasta los años 320-353 cuando se asociaron estas fechas y celebraciones al nacimiento de Cristo, durante el mandato del papa Julio I, aunque habría que esperar al año 1223 para ver la primera recreación del Portal de Belén, de la mano de San Francisco de Asís.

¿Y qué hay del árbol de Navidad? Tampoco fue asociado al nacimiento de Jesucristo hasta mucho después de comenzar como costumbre celta en el siglo VIII en las fechas del solsticio de invierno. Al árbol se le otorga la simbología de la fertilidad y la regeneración, y se adornaban para reanimarlos hasta la llegada de la primavera con frutos, velas o luces. Si bien la iglesia quiso erradicar esta tradición pagana en la que se rendía culto a objetos, ante la imposibilidad de eliminarla la adaptó en su propio beneficio, como símbolo de la vida eterna ya que el abeto es un árbol de hoja perenne. En cuanto a las guirnaldas de laurel en las puertas, eran una de las costumbres romanas en los Saturnales, pero también cortaban árboles para colocar regalos bajo ellos al más puro estilo actual.

En el momento presente, hay otras tradiciones paganas asociadas a las fechas navideñas que nada tienen que ver con Cristo pero que sí tratan de celebrar y compartir, así como atraer a la prosperidad. Vemos por ejemplo con origen en España una historia increíble que empieza a extenderse por todo el mundo: el Gordo de Navidad. Se trata de una lotería que reparte anualmente €2,4 mil millones en un solo día, el 22 de Diciembre. En otras palabras, si ese dinero se repartiese entre todos los habitantes de España, les corresponderían €50 a cada uno. Sin embargo, esta lotería ya está abierta al resto del mundo. Tiene una probabilidad de boleto premiado de una entre siete, por lo que mucha gente decide probar suerte para obtener siquiera un premio menor. Aún así, la posibilidad de llevarse un premio Gordo es de una entre 100.000, comparado con una entre 292.201.338 para el PowerBall estadounidense. Normalmente suelen compartirse boletos con la familia, los amigos o los compañeros de trabajo, incluso hay pequeños pueblos que juegan todos sus habitantes el mismo número y han conseguido prosperar como unidad gracias a premios millonarios. La tradición comenzó en 1812 pero no como lotería navideña tampoco: curiosamente se trataba de una lotería con el objetivo de recaudar fondos para la guerra contra Napoleón.

Hoy por hoy, tradiciones como las de felicitar las fiestas o decorar árboles se emplean también para enviar otros mensajes o abanderar causas importantes, como algunas de las iniciativas de los intendentes bonaerenses, como el homenaje a los héroes caídos en Malvinas o el árbol ecológico enmarcado en el programa municipal 25 + verde.

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias