martes 25 de junio de 2019 - Edición Nº791
El Teclado » Especiales » 31 may 2019

EN CÓRDOBA

“No me grites, déjame ser un niño”: la novedosa iniciativa que copó el fútbol infantil

La consigna aparece plasmada en una bandera en la cancha de Huracán de Laboulaye e invita a reflexionar a padres, madres, directivos e hinchas.


Por:
Redacción

Una novedosa iniciativa copó las canchas de Huracán de Laboulaye, un club deportivo de la provincia de Córdoba. Bajo el lema “No me grites, déjame ser un niño”, se invita a padres, madres, directivos e hinchas a rescatar la cuota ludíca de los encuentros futbolísticos de las categorías 2009-2010, para que los niños de 9 y 10 años jueguen sin ser presionados.

La propuesta surgió de una joven de 25 años llamada Noelia Bustos, que es hincha de Huracán desde su infancia y que, actualmente, tiene dos hermanos jugando allí. “La iniciativa es dejar un mensaje a los padres e hinchas y también a otros clubes de Laboulaye, para que los adultos entiendan que los más chicos no ven él fútbol como una competencia, sino como un juego, un disfrute y un aprendizaje”, relató la mujer a El Teclado.

En esa línea, Bustos contó que desde hace varios años viene realizando diferentes banderas “motivadoras” con el fin de utilizar el espacio deportivo para dejar diferentes mensajes. Así, en 2014 y 2015 pintó “trapos” con las consignas “La cancha enseña a tener al lado al mejor”, “La unión hace la fuerza” y “No intentes ser el mejor del equipo, intentá que tu equipo sea el mejor”.


“La idea es dar algún mensaje mediante las banderas y que los chicos pudieran tener un recuerdo de sus pasos por él club. Mi objetivo es que ellos entiendan que el límite está en la mente de cada uno y que todo lo que crean lo pueden lograr”.


En ese sentido, este 2019 la consigna es clara: “No me grites. Esto es un juego. Dejame ser un niño”. Así, la bandera da un mensaje a los adultos que rodean la institución (directivos, padres, madres e hinchas) para que, al momento de ser espectadores de los partidos de las categorías en las que juegan pequeños de 9 y 10 años, no pierdan de vista la edad de los competidores.

“Esta bandera se la deje a una mamá de los nenes de categoría 2010 que va siempre acompañar a su hijo para que, cada vez que jueguen, esté presente en la cancha”, contó Bustos. Y concluyó: “Un día fui al vestuario y les dije a los chicos: “este mensaje es para cualquier persona que les grite, porque ustedes tienen que disfrutar de este deporte”. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias