lunes 18 de noviembre de 2019 - Edición Nº937
El Teclado » El país » 21 ago 2019

PREOCUPANTES CIFRAS

La Comisión por la Memoria presentó su informe anual: “Las cárceles son depósitos humanos”

El prestigioso organismo provincial dio a conocer el relevamiento sobre el estado de las cárceles, comisarías y neuropisquiátricos. “Nadie puede salir indemne de leer este informe”, resumió Nora Cortiñas.


Por:
Redacción

La Comisión Provincial por la Memoria presentó su decimotercer informe anual sobre lugares de encierro, políticas de seguridad, salud mental y niñez en la provincia de Buenos Aires, arrojando datos alarmantes. Así, según mostró el relevamiento, la superpoblación carcelaria está en su pico histórico, alcanzado un 113% y superando en 22% el dramático número del 2017. “Las cárceles se transformaron en depósitos humanos”, denunció el presidetende la CPM y Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

Así, el organismo provincial presentó su decimotercer informe ante una multitud que se congregó este miércoles por la mañana en el anexo de la Cámara de Senadores de la Provincia para conocer la realidad que se vive en las cárceles bonaerenses.

El informe fue titulado “El sistema de la crueldad” y busca visibilizar las violencias estatales que se producen hacia el interior del sistema penal. Así, da cuenta de prácticas como la tortura sistemática, la falta de asistencia sanitaria elemental, las condiciones inhumanas de detención y el abandono de miles de personas y familias elegidas selectivamente.

 

 

Asimismo, los datos cuantitativos presentados por la CPM en su labor de control y monitoreo de los lugares de encierro y políticas de seguridad y niñez, constatan una vez más las graves violaciones a los Derechos Humanos en la provincia de Buenos Aires y el fracaso de un punitivismo para solucionar los problemas de seguridad.

De esta manera, los datos marcan que, en el último año, se produjeron 339 muertes bajo custodia del Estado y otras 120 por uso letal de la fuerza policial. Al mismo tiempo, el relevamiento muestra que las cárceles bonaerenses tienen una sobrepoblación del 113%,  albergando a 42 mil detenidos cuando su capacidad es de 20 mil.  

“Esto significa que más de la mitad de las personas detenidas no tuvo espacio adecuado para dormir”, señala el documento de la CPM. En las alcaidías departamentales el cuadro no es mejor, ya que hay 48% de sobrepoblación.

En este marco, además de la situación de hacinamiento, están las denuncias respecto de torturas y diferentes hechos de violencia que se dan hacia el interior de las cárceles bonaerenesLos hechos violentos informados oficialmente por el SPB ascendieron a 5.563, ocurridos en 61 centros de detención y padecidos por 7.150 víctimas.

 


“No puede ser que nuestros informes sigan llenando las bibliotecas de funcionarios y jueces que no toman ninguna medida para revertir esta situación. Las cárceles son depósitos humanos. ¿Qué derecho de justicia tenemos?”, se preguntó Pérez Esquivel al inicio del acto de presentación.


 

En esa línea, advirtió que “si se violan los Derechos Humanos, las democracias se debilitan”, al tiempo que destacó la presencia de familiares de víctimas de gatillo fácil y violencia institucional: “Acá tenemos a los familiares de las masacre de Pergamino, Echeverría y Monte. Tenemos que acompañarlas para encontrar la justicia y la reparación del año. Encontraremos esa justicia para que estas masacres no pasen nunca más”, dijo en referencia a Cristina Gramajo, mamá de Sergio Filiberto, víctima de la masacre de Pergamino; Matilde, mamá de Elías Soto, víctima de la masacre de Esteban Echeverría y Yanina Zarzoso, mamá de Camila, víctima de la masacre de San Miguel del Monte.

 

 

“Los hechos que denunciamos son las consecuencias de las políticas de mano dura. No son casualidades o hechos aislados”, dijo por su parte el secretario de la CPM Roberto Cipriano García al respecto. y completó: “No es saludable para la democracia que se quiera solucionar los problemas sociales con el sistema penal. No hay paz social que se pueda construir desde la violencia”.

 


“Las masacre de Pergamino, Echeverría y Monte son una prueba: todos sabían de la situación crítica y no hicieron nada. Ni la gobernadora María Eugenia Vidal ni las autoridades judiciales se pronunciaron, fue como si no hubiese pasado. Un silencio que no respeta ni siquiera el dolor de las familias”, completó.


 

 “Nadie puede salir indemne de leer este informe, nos tiene que dar fuerza para salir a las calles”, agregó por su parte la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas.  “Las madres todavía lloramos, tenemos ese corazón sensible con estas madres de las masacres que ocurren ahora. Y la resistencia es todos los días. No podrán vencernos”, agregó.

En esa línea, Cortiñas pidió: “No nos acostumbremos a esto. Esto no tiene que seguir pasando”.  [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias