jueves 21 de noviembre de 2019 - Edición Nº940
El Teclado » Deportes » 1 nov 2019

Mañana 15.30 en el Bosque

Gimnasia - Estudiantes: La Plata se paraliza ante un nuevo clásico de la ciudad

Con necesidades diferentes, el Lobo y el León se enfrentan en un duelo que tiene como máxima atracción, la figura de Diego Maradona en el banco de Gimnasia y la paternidad pincharrata, que lleva 9 años sin derrotas ante su clásico rival.


Por:
Sergio Ravenna

Una vez más, mañana en el Boque, volverán a verse las caras Gimnasia y Estudiantes, con la misma pasión y la rivalidad que trasciende fronteras. Cada clásico es la oportunidad única de abrir un nuevo capitulo de una rica historia que comenzó un 27 de Agosto de 1916, cuando Gimnasia se impuso por 1-0 a través de un gol en contra de Ludóvico Pastor.

Pasaron mas de 100 años de aquel primer enfrentamiento y las estadísticas fueron cambiando abruptamente desde el regreso de Juan Sebastián Verón, allá por 2006, para mostrar una supremacía albirroja que arroja 58 victorias pinchas contra los 45 triunfos de su eterno rival.

Ni de local ni de visitante el Lobo ha podido revertir esa tendencia, es más, en su propio estadio, no logra una victoria desde aquel miércoles lluviosos del 3 de Febrero del 2010, cuando dirigido por Diego Cocca, venció al pincha por 3 a 1 en el Bosque.

El de mañana no será un partido más, ya que por primera vez en la historia, contará como protagonista directo al mejor jugador de todos los tiempos, Diego Armando Maradona, quién buscará cortar con la sequía que acompaña a los triperos desde hace una década.

Enfrente, el Estudiantes de Gabriel Milito, que como marca la historia contemporánea, suele agrandarse ante este tipo de desafíos, y mas aún, cuando logró hilvanar dos victorias consecutivas (Central Córdoba 1 a 0 – Rosario Central 3 a 0) y parece haber encontrado el funcionamiento que tanto se le pedía al cuestionado DT.

Para completar el combo, fue designado el mundialista Néstor Pitana (el mismo arbitro de aquella ultima victoria del Lobo en 2010) quién garantiza calidad de arbitraje y seguridad de paridad a la hora de tomar decisiones.

Será el clásico 161 de la era profesional, con un estadio colmado de expectativas renovadas y una historia cercana que le da garantías de triunfo al pueblo pincharrata.

Mañana se escribirá una nueva historia, de Pinchas y Triperos y una rivalidad que no conoce fronteras.[El Teclado]

 

 

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias