martes 21 de agosto de 2018 - Edición Nº483
El Teclado » Judiciales » 16 jul 2018

[LA PLATA]

Detuvieron a policías que realizaban allanamientos ilegales y armaban causas por drogas

Ya se produjeron dos detenciones y en las próximas horas se concretaría dos más. Los hechos ocurrieron en octubre de 2017 en La Plata. Se pudieron constatar al menos dos hechos en los que repitieron la maniobra


Por:
Virginia Ilariucci

El procedimiento fue solicitado por la fiscal Virginia Bravo, titular de la UFI N° 7, en una causa en la que investiga el accionar ilegal de policías de la ciudad de La Plata en dos episodios ocurridos en octubre de 2017, en los que participaron al menos 5 efectivos de la misma dependencia. Hasta ahora ya se detuvo a tres de los efectivos y en las próximas horas se concretarían al menos dos más. La orden de detención la firmó el juez Juan Pablo Masi, que se encuentra subrogando el Juzgado de Garantías N° 6.

Al momento de los hechos todos prestaban servicios en la comisaría N° 12 de Villa Elisa. Luego fueron trasladados a distintas dependencias. Los detenidos son: Fernando Pardo, actualmente en funciones en Comisaría 2da de Ensenada, Facundo Rodríguez, personal de subcomisaría de Hernández y José Sosa, quien continúa siendo del servicio de calle de Comisaría 12 de Villa Elisa. Están siendo buscados Rolando Morales, hoy en funciones en Comisaría 7ma de Lanús y Jorge Porsella, que está desafectado desde hace un tiempo de la fuerza y tiene domicilio en Puerto Madero. Al día de hoy todos ya fueron desafectados por Asuntos Internos de la Policía bonaerense.

Según la investigación, los policías allanaron ilegalmente domicilios particulares aduciendo realizar procedimientos por droga, pero en los cuales plantaron pruebas, amenazaron y extorsionaron a los involucrados, exigieron dinero a cambio de favores, robaron dinero en efectivo y armaron causas en contra de personas.

Según la pesquisa, se pudo determinar que uno de los hechos ocurrió el día 21 de octubre de 2017, alrededor de las 14 hs cuando cuatro efectivos policiales irrumpieron en una la vivienda en Villa Elisa, sin orden judicial y sin motivos que les permitiera acceder sin orden, reduciendo y esposando a dos hombres que estarían haciendo una compra de droga a un tercero y amenazándolos para que incriminaran a otra persona.

Al advertir la presencia de vehículos particulares en el domicilio, acude el hermano del dueño de casa y los policías le muestran una mochila donde había estupefacientes. Al cabo de una hora los sacan de la vivienda, retiran del lugar al vendedor, a quien liberarían sin promover investigación a su respecto, y convocan a un testigo a quien le dicen habían perseguido a tres personas y que uno se había escapado. Ya en la dependencia confeccionan el acta de procedimiento en la que se plasma falsariamente cómo habrían sucedido los hechos y los motivos de las detenciones.

El segundo episodio tuvo lugar el día 23 de octubre de 2017 alrededor de las 20 horas en una casa de Arturo Seguí. Repitiendo el mismo accionar, ingresan sin orden judicial y sin motivos para entrar sin orden, reduciendo a dos hombres, invocando que se trataba de un allanamiento por droga y que buscaban a una persona que viviría allí. Al no encontrarse, dos de ellos obligan a la pareja de quien estaban buscando a que los lleve hasta donde se encontraría, subiéndola a un vehículo Escort de color blanco, mientras los dos efectivos se quedaron en el lugar.

Al ubicar a quien buscaban, lo obligan a ir hasta el domicilio allanado ilegalmente. Una vez allí revisan toda la casa apoderándose incluso de poco más de mil pesos que guardaban en la habitación. No contentos con el botín, le exigen al hombre buscado y a su madre la entrega de dinero para “arreglar” el procedimiento y favorecer la situación, aunque esta maniobra no se pudo concretar porque intervino una vecina - ex policía - que acercó al lugar.

Casi una hora después convocaron a un testigo para proceder a requisar el auto del hombre, en el que se sospecha que previamente habrían colocado sustancia estupefaciente para incriminarlo. Finalmente, todo el procedimiento fue registrado en un acta en la que consignaron que el inicio las actuaciones se habría dado a raíz de haber advertido una maniobra callejera de pasamanos entre el hombre detenido y una vecina, falseando nuevamente las circunstancias de los hechos.

A los policías se les imputa los delitos de abuso de autoridad, privación ilegal de la libertad agravada, incumplimiento del deber de promover la persecución penal, falsedad ideológica de instrumento público, allanamiento ilegal, hurto agravado por ser cometido por miembros de la Fuerza Policial y tentativa de extorsión. Se les tomará declaración indagatoria en las próximas horas. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias