miércoles 13 de noviembre de 2019 - Edición Nº932
El Teclado » Municipales » 11 ago 2017

[SAN FERNANDO]

Alicia Andreotti: "Cada vez que hay depresión en Argentina nos la agarramos con el trabajo"

La primera candidata a concejal por Un País, secretaria municipal y compañera del intendente Luis Andreotti, habló con El Teclado sobre #paridad, baja de edad de imputabilidad y los proyectos sobre flexibilización laboral.


Por:
Redacción

"Estoy desde los 17 años en política. Vengo de una familia militante, y los compañeros que me conocen desde hace mucho tiempo saben de mi militancia y mi trabajo en el ejecutivo. Una tiene el trabajo y la experiencia como para ocupar estos lugares, simplemente tengo bajo perfil y soy orgánica", explicó a El Teclado la primera precandidata a concejal por San Fernando Alicia Aparicio de Andreotti. 

Luego de dirigir la secretaría de Salud Pública, Desarrollo Humano y Política Ambiental, Andreotti busca saltar al legislativo para darle continuidad al proyecto municipal. Es que su marido es uno de los jefes comunales con más aceptación de los vecinos en la provincia de Buenos Aires, pero hace cinco años que la oposición pone trabas al presupuesto. En ese sentido, el oficialismo sanfernandino busca sostener una mayoría para llevar adelante las obras y propuestas del ejecutivo.

En el medio aparece el tema de la #paridad y las críticas que Aparicio pudo haber tenido que enfrentar por ser la pareja del intendente. Aunque según confió a este portal, no ha sido tema de discusión en su partido, ni en el ahora frente Un País. "Si no me lo ofrecen, no ocupo lugares de trabajo ni busco cargos o puestos políticos en una elección. Sí creo que hoy por hoy, la paridad es necesaria porque todavía la mujer no tiene estas posibilidades por sí misma; la política es una actividad dura y las mujeres estamos ganando posiciones. Particularmente nunca he sentido que me traten de 'mujer de'", aseguró.

La licenciada en Economía también se refirió a los debates que se darán luego de las elecciones, aunque el oficialismo ya los puso sobre la mesa: reforma en leyes laborales y de jubilación, y baja de edad de imputabilidad. "Nosotros creemos que para bajar la imputabilidad hay que tener un sistema que sostenga al joven. No se trata de ir, como dice el ministro y ahora candidato Esteban Bullrich, meter un pibe preso todos los días. Se trata de ver cómo creamos las condiciones para que las familias puedan sostener a sus hijos", indicó.

Y cuestionó que no haya un "sistema intermedio" entre la penitenciaría y la guarda de menores que pueda abordar casos de niños que "ya están rayando la delincuencia o han tenido problemas en lo penal". "No tenemos escuelas preparadas, lugares de internación preparados, espacios donde al chico se le enseñe que hay otra posibilidad. Y tampoco hay nada preparado con salida laboral", acusó.

Aparicio opinó que "primero hay que dar respuestas" a las necesidades puntuales de cada familia y objetó que "no se trata de cazar jóvenes, creo que hay un criterio equivocado. Si los jóvenes no están a la altura de las circunstancias es porque nosotros los mayores no supimos hacer las cosas bien. No podemos hacer responsables a los menores de las cosas que no supimos hacer nosotros como adultos".

"Estamos con estructuras vetustas, de un montón de años. No cambiemos nada, entonces no podemos pensar que la culpa de la delincuencia es de los jóvenes", reiteró. Por último se refirió a las posibles reformas en las leyes laborales y jubilatorias, a las que definió como "flexibilización laboral". "Cada vez que hay depresión en Argentina nos la agarramos con el trabajo", disparó y resaltó la importancia de volver a la productividad y la inversión. 

"Primero tenemos que fijar qué vamos a producir: ¿vamos a trabajar con el mercado interno? ¿qué le vamos a vender al exterior con diferenciación de precios para que nos dé una buena rentabilidad? Después ver cuánto capital vamos a tener invertido en la producción. Yo creo que lo último es la flexibilización laboral, creo que se empieza al revés. Le sacamos la plata del bolsillo a las clases populares, no pueden consumir y después los retamos porque queremos que en vez de trabajar ocho horas trabaje doce. Es un doble castigo", sintetizó. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias