sábado 16 de enero de 2021 - Edición Nº1362
El Teclado » Derechos Humanos » 7 nov 2020

LESA HUMANIDAD

Juicio unificado: Las voces de Adriana Calvo y María Cristina Gioglio estarán presentes el próximo martes

El próximo martes continuará el juicio que se siguen por los delitos de lesa humanidad cometidos por las Brigadas de Investigaciones de Quilmes, Banfield y Lanús, durante la última dictadura cívico militar.


Por:
Silvina Arias

El próximo martes continuará el juicio que se realiza en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal N° 1 de La Plata por los delitos de lesa humanidad cometidos por las Brigadas de Investigaciones de Quilmes, Banfield y Lanús, durante la última dictadura cívico militar.

Será la tercera audiencia del proceso que se realiza a través de la plataforma Zoom y que contará con la proyección de las exposiciones de Adriana Calvo y María Cristina Gioglio, sobrevivientes de los centros clandestinos de detención Pozo de Banfield y Pozo de Quilmes. 
 


Adriana Calvo era docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Exactas de la U.N.L.P. cuando fue secuestrada el 4 de febrero de 1977, embarazada de su hija Teresa Laborde Calvo, que nació en cautiverio y que hoy integra la lista de testigos de este juicio.

María Cristina Gioglio integraba el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML), cuando fue secuestrada en diciembre de 1977 en el marco del denominado "Operativo Escoba", un operativo de secuestros masivos de militantes de esa organización.



La semana siguiente, en la cuarta audiencia, será el turno de escuchar el testimonio de Nilda Eloy que también será incorporado a través de la emisión de los videos de declaraciones anteriores.

[LA LARGA LUCHA DE ADRIANA CALVO POR MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA]

Adriana Calvo fue la primera testigo en el Juicio a las Juntas Militares en 1985 y su testimonio fue fundamental para esclarecer la apropiación de menores durante la dictadura en los centros clandestinos que funcionaron en el territorio provincial.

En el año 2000, en el Juicio por la Verdad de La Plata, su declaración fue primordial además para recabar prueba. Allí narró detalles sobre lo que vio entre el 4 de febrero y el 28 de abril de 1977 en su paso por cuatro centros clandestinos.
 


TE PUEDE INTERESAR

Comenzó el juicio unificado por tres centros clandestinos de detención que funcionaron en la Provincia



En este juicio se proyectará la declaración que realizó en el Juicio Oral del llamado Circuito Camps. La sobreviviente, quien había pasado por el Pozo de Arana y la Comisaría 5ta, tuvo a su hija Teresa mientras la policía la trasladaba hacia el hacia el Pozo de Banfield y había afirmado “Estaba con las manos atadas y no la podía agarrar. No me habían cortado el cordón y Teresa se cayó entre los asientos”.

Como integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, recopiló información para que se conozcan los delitos aberrantes a los derechos humanos cometidos durante la dictadura. Fue una de las sobrevivientes que denunció el maltrato que le propinó el médico de policía Jorge Bergés, imputado en este juicio, uno de los cuales cuenta con el beneficio de la prisión domiciliaria quien en la segunda audiencia fue indagado y no quiso declarar como el resto de los genocidas en el banquillo. (ver aparte: la última audiencia) 

En el Pozo de Banfield, Bergés estaba en el centro de operaciones y fue quien le ordenó a Adriana Calvo que desnuda limpiara su placenta y el lugar donde luego la había “asistido” mientras él y otros policías se burlaban. “Era como estar en el infierno”. 

 

 

Adriana falleció el 12 de diciembre de 2010, ejerciendo el cargo de titular de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos.

[MARÍA CRISTINA GIOGLIO, GRAN MILITANTE POR EL FEMINISMO Y DE LOS DERECHOS HUMANOS]

María Cristina Gioglio integraba el PCML cuando fue secuestrada en diciembre de 1977 y permaneció detenida-desaparecida en los Centros Clandestinos de Detención que funcionaron en la Brigada de Investigaciones de Quilmes y el Destacamento de Arana, y luego fue presa política en la Cárcel de Devoto. 
 


Al igual que Adriana Calvo fue integrante de la Asociación Ex Detenidos Desaparecidos y al momento de su fallecimiento, de la Unión por los Derechos Humanos de La Plata, siendo querellante en este Juicio por los crímenes cometidos en los Pozos de Banfield y de Quilmes.

Gioglio era conocida en La Plata por integrar movimientos feministas que participaron de las luchas por la iguadad de género. Desde la década del 90, había formado parte de la Casa de la Mujer Azucena Villaflor.

Como luchadora por los derechos humanos había participado activamente de Justicia Ya, la coordinación de querellantes en los juicios de lesa humanidad, y prestó testimonio en el Juicio por la Verdad de La Plata en diciembre de 2000. También declaró en España, cuando regían las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, en Argentina.
 


[Guadalupe Godoy, abogada querellante - Foto: El Teclado]


Este martes se proyectará el testimonio que Cristina brindó en el denominado Juicio por “Circuito Camps”, que fue clave para la condena a los genocidas. 

Cristina falleció el 12 de enero de este año en La Plata, luego de luchar contra una larga enfermedad. 

[LA ÚLTIMA AUDIENCIA]

El pasado martes 3 de noviembre se realizó la segunda audiencia en el juicio unificado con la indagatoria a los imputados que se negaron a declarar. El presidente del Tribunal, el juez Ricardo Basílico, inició con la identificación a Miguel Osvaldo Etchecolatz quien se negó a responder preguntas pero reivindicó su accionar en dictadura: Yo no maté, yo batí en combate”, dijo el represor, uno de los dos imputados que llegó a esta instancia judicial detenido en cárcel común. 

El represor, condenado por otros crímenes cometidos en su rol de comisario de la Policía Bonaerense e investigado por la desaparición de Julio López ocurrida en septiembre de 2006, le habló al Tribunal y justificó su accionar durante los tiempos del gobierno de facto “¿Ante quién voy a declarar? Ustedes no tienen autoridad para actuar. Necesito que me interroguen los jueces que estaban en ejercicio de sus funciones en ese momento; la justicia militar”. 

A su turno, su compañero de prisión, el represor Héctor Di Pasquale dijo que quería dejar expresa constancia que nada tiene que ver con los hechos que se juzgan. Dijo que iba a responder preguntas, pero al ser consultado acerca de los motivos por los cuales ya fue condenado por delitos de lesa humanidad respondió “no le voy a contestar”. El represor ya cumple condena por el homicidio de Laura Carlotto, entre otros. 

Al resto de los imputados, que gozan con el beneficio de la prisión domiciliaria otorgada por jueces que justificaron que se encontraban con graves problemas de salud, se los vio en buenas condiciones, entre ellos el responsable del Pozo de Banfield durante la dictadura, Juan Miguel Wolk quien había estado prófugo de la justicia y hoy vive en un barrio residencial de Mar del Plata. 

Un momento particular se vivió cuando a pedido de la abogada querellante Guadalupe Godoy, se le leyó la lista de víctimas al ex policía bonaerense Miguel Angel Ferreyro, quien en la audiencia anterior había solicitado no presenciar el juicio por incapacidad. 

Al concluir la lectura, el ex policía hizo el comentario: “Esa no es mi lista”. Se refería a la lista de víctimas del Centro Clandestino de Detención El Infierno, donde actuó la Bridada de Lanús, y habló en perfectas condiciones de salud.

Guadalupe Godoy remarcó: “Dijo que estaba perdido, pero cuando se leyeron las víctimas por las que se lo acusa se lo escuchó decir que ‘esa no es mi lista’, así que muy perdido no está. Se tiene que quedar”, exigió. Otras querellas apoyaron su pedido.

El juicio seguirá este martes 10 de manera virtual y es transmitido por las redes sociales de la Comisión Provincial por la Memoria (YouTube y Facebook), el Centro de Investigación Judicial (CIJ TV por YouTube), y la Retaguardia (YouTube).  [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias