sábado 28 de noviembre de 2020 - Edición Nº1313
El Teclado » Derechos Humanos » 12 nov 2020

LESA HUMANIDAD

Juicio unificado: los relatos históricos de Adriana Calvo y Cristina Gioglio dieron inicio a las testimoniales

Este martes se desarrolló la tercera audiencia en el juicio que se sigue en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal N° 1 de La Plata. En próximas audiencias sucederá lo mismo con Luis Velasco, testigo que falleció el pasado viernes en Madrid.


Por:
Silvina Arias

Este martes se desarrolló la tercera audiencia en el juicio que se sigue en el Tribunal Oral Federal en lo Criminal N° 1 de La Plata con la exhibición de la declaración de Adriana Calvo, que fue secuestrada en su casa de Tolosa el 4 de febrero de 1977 y María Cristina Gioglio, secuestrada el 6 de diciembre de 1977 en Ranelagh, ambas localidades bonaerenses.

[TESTIMONIO DE ADRIANA CALVO]

La sobreviviente tras pasar por la Brigada de Investigaciones de La Plata y el Centro Clandestino el Pozo de Arana fue alojada en la comisaría Quinta de La Plata, desde donde fue trasladada al Pozo de Banfield cuando comenzó con el trabajo de parto y dio a luz a su hija Teresa Laborde Calvo ocurrido el 15 de abril de 1977, en un auto con las manos atadas atrás, con los ojos vendados. 
 


La declaración que se exhibió a pedido de las querellas fue la que la sobreviviente había realizado en el juicio contra el genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz en 2006, en La Plata. En la oportunidad presentó el enorme trabajo de investigación, recopilación de datos, y análisis realizado como integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), que la tuvo como presidenta. 

“En la Asociación hemos analizado ocho de los 29 campos de concentración que integraron el Circuito Camps. Los prisioneros estábamos tabicados con prohibición de hablar entre nosotros”, destacaba Adriana Calvo en su testimonio.

Luego de haber mostrado mapas y brindado detalles al Tribunal presidido por el juez Carlos Rozanski relató: “No tengo duda de que mi militancia como docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Exactas de la U.N.L.P. fue el motivo de mi secuestro. Ese día secuestraron a otros dos docentes”.
 


“El Pozo de Banfield era usado como uno de los hospitales del circuito donde atendía Bergés, ahí eran llevadas las parturientas, las compañeras que habían hecho un aborto durante la tortura”, explicó Adriana Calvo en su testimonio.



Calvo narró en esa instancia oral y publica que terminó con la condena del ex comisario de la Policía Bonaerense, el genocida Miguel Etchecolatz, sus tremendos días como detenida ilegal por el Pozo de Arana, Comisaría Quinta de La Plata y Pozo de Banfield. “Estar en esos lugares era una tortura”, aseguraba.

“Sin abrigos, sin colchones, en celdas muy pequeñas con 4 o 5 personas más. En Arana no comí durante los siete días que estuve detenida… en la comisaría quinta la comida era muy esporádica, la traían del Seminario, lo sabemos porque los escuchábamos decirlo. Eran feroces los oficiales de la Policía, hacían requisas con golpes, con manoseos. Venía la Patota y tomaba lista”. Sobre su detención en el Pozo de Banfield dijo: “Estando en Banfield me dieron de comer 2 ó 3 veces en 13 días. Nos daban caldo en bols de colores. Mis compañeras dejaban de comer para que yo pudiera alimentar a Teresa que estaba desnuda, sin pañales, recién nacida”. 

“El Pozo de Banfield era usado como uno de los hospitales del circuito donde atendía Bergés, ahí eran llevadas las parturientas, las compañeras que habían hecho un aborto durante la tortura”.
 


 

El médico de la Policía Bonaerense estaba en el Centro de Operaciones y fue quien le ordenó a Adriana Calvo que limpiara su placenta y el lugar donde luego había sido asistida mientras él y otros policías se burlaban de ella.

En el inicio de la audiencia el presidente del Tribunal dijo que para evitar problemas de conexión se podían apagar las cámaras, y Jorge Bergés señalado por Adriana Calvo en varias oportunidades durante su relato, aprovechó para ocultarse.

[DETALLES DE LA INVESTIGACIÓN]

Los datos recopilados por la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), fueron volcados a una tabla con detalle de nombre y apellido de la víctima, situación actual, fecha del secuestro y las fechas estimadas en la que cada víctima permaneció detenida ilegalmente en los centros clandestinos. 

De la lectura de los testimonios que recabaron desde la AEDD surge que una cantidad de personas no fueron identificadas con apellidos, pero que en la lista se las menciona mediante descripción física o alguna particularidad.
 


En ese juicio, Adriana Calvo, tal como lo había hecho en otras instancias orales, mostró los planos de los lugares de cautiverio durante la última dictadura cívico – militar. 



“La enorme labor de les sobrevivientes. la investigación, la recopilación de los datos, la sistematización, la denuncia, los testimonios fueron claves para estos juicios”, afirmó la abogada querellante por la Liga por los Derechos Humanos, Guadalupe Godoy.

En ese juicio, Adriana Calvo, tal como lo había hecho en otras instancias orales, mostró los planos de los lugares de cautiverio durante la última dictadura cívico – militar. 

“En el Pozo de Banfield hay identificadas 309 personas, 115 fueron liberadas, de 24 no conocemos el destino. Hay 10 bebés nacidos en ese lugar” acota Calvo y agrega: “El Pozo de Quilmes era donde funcionaba la Brigada, estos son los planos, tenía garaje donde funcionaba la sala de torturas, un primer piso de oficinas, y un segundo y tercer piso con calabozos. En el Pozo de Quilmes los números son 251 personas relevadas, 62 de las cuales no están identificadas por apellido”. 

[TESTIMONIO DE MARÍA CRISTINA GIOGLIO SOBRE EL POZO DE QUILMES]

Minutos antes de las 13 horas y tras haber realizado un cuarto intermedio de 5 minutos, comenzó la exhibición del testimonio de María Cristina Gioglio, ocurrido en el Juicio por los crímenes de lesa humanidad juzgados en el denominado “Circuito Camps”, en 2011.
 


TE PUEDE INTERESAR

Dolor por el fallecimiento de dos sobrevivientes de la dictadura, testigos clave en juicios de lesa humanidad



Cristina era docente, integraba el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) cuando fue secuestrada en diciembre de 1977. Vivía con su hijo recién nacido y su marido cuando fue detenida en el marco de lo que se denominó “Operativo Escoba”. 

Su testimonio fue sobre los delitos de lesa humanidad que ocurrieron en los Pozos de Arana y Pozo de Quilmes, lugares donde fue detenida ilegal hasta convertirse en presa política en la Cárcel de Devoto. 

“El destacamento de Arana era un lugar de torturas permanente de día y de noche adonde traían a personas de otros lugares a ser torturadas allí con picanas y con inmersión en la bañera”, describió. 

María Cristina Gioglio fue integrante de la Asociación Ex Detenidos Desaparecidos, pero al momento de su fallecimiento ocurrido en enero de este año formaba parte de la Unión por los Derechos Humanos de La Plata. Era querellante en los juicios y había prestado testimonio en España junto a otros sobrevivientes. 

Tuvo una gran militancia, además, en movimientos feministas de la ciudad de La Plata y había integrado en la década del 90 la Casa de la Mujer Azucena Villaflor.
Tras la exhibición del testimonio de María Cristina Gioglio, y a pedido de la querella de Justicia Ya, se incorporó el power point digitalizado que había sido exhibido por la testigo Adriana Calvo en el juicio de 2006.

La audiencia del próximo 17 comenzará con la exhibición del testimonio de Nilda Eloy, quien fuera integrante de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos y de la querella Justicia Ya, y continuará con la exhibición de la declaración del reconocido cineasta Alcides Chiesa, quien había sido detenido ilegal en el Pozo de Quilmes y luego puesto a disposición del PEN, para finalmente exiliarse en Alemania en 1982.

En próximas audiencias y a pedido de las querellas, sucederá lo mismo con Luis Velasco, testigo que falleció el pasado viernes 6 de noviembre en Madrid. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias