domingo 11 de abril de 2021 - Edición Nº1447
El Teclado » Especiales » 4 abr 2021

MEMORIA

Prohibido olvidar: se cumplen 14 años del asesinato del maestro Carlos Fuentealba

El 4 de abril de 2007 fusilaban en medio de un protesta por mejoras salariales al docente neuquino. La policía del entonces gobernador Jorge Sobisch lo ejecutó por la espalda.


Por:
Redacción El Teclado

El 4 de abril de 2007, después de varios días sin obtener respuesta por parte del Gobierno Provincial, en el marco de una huelga del sindicato  ATEN, los docentes de Neuquén decidieron cortar la Ruta Nacional 22 (a la altura de Arroyito). En respuesta a la medida de fuerza, el entonces gobernador Jorge Sobisch dio la orden a la policía de la Provincia de impedir que los manifestantes permanecieran en dicha ruta. 

Fue entonces que comenzó la represión: los efectivos arrojaron gases lacrimógenos y balas de goma, acompañados también por un carro hidrante. Muchos de los docentes lograron refugiarse rápidamente de la balacera en una estación de servicio cercana, mientras que otros fueron perseguidos por policías a pesar de ya haberse retirado de la ruta.

Una vez disipado el corte y tras una conversación entre dirigentes y efectivos en la mencionada estación de servicio, el accionar policial se detuvo y los maestros se retiran en grupo, a pie y en autos, hacia la ciudad de Senillosa, escoltados por camionetas policiales. Hasta que, sin previo aviso, las camionetas policiales se adelantaron a la caravana y reanudan el uso de la fuerza.

Fue entonces cuando el Cabo José Darío Poblete disparó, a menos de dos metros de distancia, una granada de gas lacrimógeno hacía el Fiat 147 en cuyo asiento trasero, viajaba Carlos Fuentealba. El proyectil atravesó el vidrio e impactó en la nuca de hombre de 40 años, causándole un hundimiento de cráneo. Los demás manifestantes no salían de su asombro: entre gritos y desesperación, llamaron a una ambulancia para que traslade al maestro herido al hospital más cercano.

Una vez en el centro de salud, Fuentealba fue sometido a dos operaciones de urgencia pero, finalmente, falleció al día siguiente. Tenía dos hijas de 10 y 14 años. Desde entonces, la CTA, la CTERA, ATEN y el SUTEBA han acompañado a quien fuera su compañera, Sandra Rodríguez de Fuentealba, en el reclamo por el juicio y castigo a los responsables del asesinato. Se realizaron marchas, movilizaciones, junta de firmas, petitorios y todo tipo de actividades artísticas.

Gracias a la lucha docente, el martes 8 de julio de 2008, la Cámara Criminal Primera de Neuquén condenó a prisión perpetua con la inhabilitación absoluta y perpetua al policía Darío Poblete. Esta sentencia se conoció como Causa Fuentealba I.  [El Teclado]

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias