martes 25 de junio de 2019 - Edición Nº791
El Teclado » En Modo Avión » 17 may 2019

Turismo

A pura naturaleza en la Reserva El Destino en Magdalena

Se encuentra a 17 km de Magdalena y se accede por la Ruta 11. Es una reserva de 1850 hectáreas con pastizal y monte nativo. Es ideal para pasar un fin de semana o una tarde en total desconexión.


Por:
Marcy Ojea @MarcyOjea

Las ciudades tienen sin dudas su atractivos culturales, gastronomía y diseños que muchas veces te dejan con la boca abierta, pero el ruido, la contaminación y los colapsos en el tránsito terminan cansando. Muchas familias arrancan la semana deseando que llegue el sábado y domingo o un feriado para desconectar.

Desde ésta sección buscamos justamente eso, que te pongas en modo avión, que dejes el celular y los compromisos laborales, y que te vincules con la naturaleza o simplemente que renueves energía.

Esta semana fuimos a un destino para conectarse con la pachamama. ¿Cuándo fue la última vez que te sacaste el calzado, pisaste el césped y simplemente escuchaste a las aves cantar?. La reserva ecológica El Destino te propone justamente eso, entrar en contacto con lo natural.

Ubicada a 17 km de la localidad de Magdalena, y 67 km de La Plata, allí se encuentra el Casco de estancia de lo que alguna vez fue el domicilio del matrimonio Shaw y Pearson. Hoy convertida en reserva ecológica privada, administrada por una fundación en manos de la familia.

[UN POCO DE HISTORIA]

El campo lo adquirió  el ingeniero agrónomo Ricardo Pearson en 1928, él fue el responsable de levantar buena parte de las construcciones similares a la de Nueva Inglaterra que hoy se pueden disfrutar; y de diseñar junto a Charles Thays, los jardines de la propiedad.

Su vida la repartió junto a su esposa Elsa Shaw entre cuidar y conservar el espacio;  y a trabajar por la comunidad magdalenense, lo que lo llevó a convertirse en intendente durante un año en 1930-31 y 1940-41.
 


El jardín de la estancia está diseñado por el prestigioso paisajista Charles Thays, el mismo que pensó  el Jardín Botánico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y El Talar de Pacheco, entre otros.



En 1950 convirtió 500 hectáreas en un refugio para la flora y la fauna regional, lo que permitió que se pueda conservar especies aves, pequeños mamíferos y anfibios.  A la muerte de su esposa, organiza una Fundación que lleva su nombre y cuyo objeto es promover el amor por la naturaleza.

[QUÉ HACER]

Es un lugar ideal para pasar un día en familia. Se puede hacer un asado en el área de camping, practicar trekking y hacer caminatas por la reserva. En los bosques te vas a encontrar pinos, eucaliptus y álamos. También, hay un sendero de talas que es uno de los árboles autóctonos de la zona, te cruzarás con ombúes, ceibos, coronillos, sombra de toros, así también con trepadoras como mburucuyá e isipós. Además, hay lugar para las orquídeas terrestres y claveles del aire. Muchos ornitólogos son atraídos al lugar para observar las más de cien especies de aves que pueden encontrar en el recinto.
 


Se puede alquilar caballos y hacer cabalgatas con los guías, o pescar a la orilla del Río de La Plata.



Si te gusta acampar lo podés hacer en el predio por $150, hay zona de fogones con iluminación y tomacorrientes. Hay un solo baño en el espacio para usar, allí deben asearse visitantes y acampantes.

También, está la opción de alquilar un dormi en una construcción que antiguamente eran los establos, la noche cuesta $800 por pareja. Te ofrecen dormitorios y cuartos privados con cocina, aunque un punto negativo es que los sanitarios y las duchas son para compartir aunque con menos personas.
 


El objetivo de la reserva es  la conservación del espacio y la educación, se reciben escuelas, contingentes de scouts, grupo de jubilados y estudiantes universitarios.



Para el turismo está abierto el casco de la estancia donde hoy funciona un museo con elementos que pertenecieron a la familia, el parque, los galpones, los corrales, el acceso al río y a los arroyos. 

[ESCENARIO DE HOLLYWOOD]

En el 2007, la industria del cine más grande del mundo desembarcó en Magdalena y se instaló durante dos meses en la reserva para filmar The city of  your final destination (La ciudad de tu destino final), película protagonizada por actor galés Anthony Hopkins y dirigida por James Ivory. Del film también participó la argentina Norma Aleandro.

La mayor parte del rodaje, con la participación de 120 actores y técnicos, se hizo en las estancias El Destino y Luis Chico, en la localidad de Punta Indio (a 50 km al sur), hubo escenas en el agua y en una estación de tren de Verónica. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias