domingo 05 de abril de 2020 - Edición Nº1076
El Teclado » El país » 27 may 2019

CONVENCIÓN RADICAL

La perlita radical: La mujer que abrió un paraguas para protegerse de la "lluvia de inversiones"

La ex diputada nacional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Lucía Alberti, irrumpió en la convención nacional del radicalismo y disparó munición pesada: "Yo no tengo el síndrome de Estocolmo".


Por:
Redacción

Lucía Alberti subió al escenario de Parque Norte para romper con los discursos a favor de Cambiemos. “Lo primero que quiero hacer es reconocer a esta Asamblea por haber dado voto por aclamación a la paridad de género, una larga lucha que ha dejado a muchas mujeres en el camino”, dijo en referencia a una resolución que se votó un rato antes para que las listas de la vida interna del Partido respeten la ley de paridad.

Pero luego de despachó con otra ironía: “la segunda cosa que quiero hacer si ustedes me lo permiten porque a veces soy temerosa es cubrirme de la lluvia de inversiones que traía el macrismo”.
 


Alberti señaló: “fuimos la cenicienta del Pro desde el 2015 a la fecha, nos ha llevado de la mano, de la nariz, y nos ha pateado. ¿Qué es lo que queremos hace en Cambiemos?. ¿Qué nos sigan manejando?, ¿Ser furgón de cola?. Yo no quiero más Macri, yo no quiero más Cambiemos". 



En ese momento, para sorpresa de todos, abrió un paraguas y ratificó: “no aprobamos esta alianza en Gualeguaychú porque nos llevaba a un punto sin retorno a la UCR, y hoy seguimos en lo mismo. Miren, yo no tengo el síndrome de Estocolmo, yo no quiero ir con mi verdugo ni me amigo con mi verdugo. Yo no quiero seguir este camino. Dicen los compañeros del PJ ´nosotros acompañamos hasta la puerta del cementerio´, parece que los radicales, algunos, quieren entrar al cementerio y les garantizo que yo de eso sé mucho”, dijo la mujer, que fue administradora del cementerio de Chacarita al comienzo de la democracia recuperada.

Agregó: “no hemos avanzado en nada, no mejoramos, no tenemos mejor economía, no tenemos menos niños en la calle sino todo lo contrario: hay más niños en la calle, durmiendo en la calle, hay más personas con sus carros a tracción a sangre que tiran sus carros por los cartones y la basura. Hay personas comiendo basura en mi país, que produce alimentos para 40 millones y tenemos 40. Es inadmisible”. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias