sábado 19 de octubre de 2019 - Edición Nº907
El Teclado » El país » 1 ago 2019

OBJETIVO 2019

Cristina: "Estoy absolutamente despojada de cualquier vanidad o ambición"

A 10 días de las PASO, la ex madataria reapareció en público con un discurso en el que combinó las críticas al gobierno de Mauricio Macri con el pedido del voto para que los argentinos "vuelvan a tener una vida normal",


Por:
Redacción

Cuando faltan apenas 10 días para las PASO, Cristina Fernández de Kirchner reapareció en público con un discurso en el que combinó las críticas al gobierno de Mauricio Macri con el pedido del voto para que los argentinos "vuelvan a tener una vida normal" y aseguró estar "absolutamente despojada de cualquier vanidad o ambición".

Después de asegurar que "las mujeres y los jóvenes" son "los dos colectivos más agredidos" por las políticas de Macri, Cristina arremetió contra el Gobierno, y en particular contra María Eugenia Vidal, por su "falta de sensibilidad".

De este modo, Cristina comenzó repasando un episodio de la coyuntura. En este caso, la convocatoria del Servicio Penitenciario bonaerense para trabajar como guardiacárcel a la que se presentaron cientos de postulantes. La expresidenta describió la situación como "trágica" y apuntó contra Vidal, aunque no la nombró.


"Si quien tiene la responsabilidad de conducir ese gigante [por la provincia de Buenos Aires] ve una cola de un kilómetro y medio y después escuchamos negar eso y decir que en realidad todas esas personas iban a estudiar de guardiacárceles. No parecía haber nada vocacional ahí.", comenzó Cristina. Y remató: "No me preocupa tanto la falta de capacidad para entender como la falta de sensibilidad".


"Es hora de que en la política se vuelva a hablar de sentimientos y de sensibilidad en la política. Porque se puede ser muy capaz. Pero si no te importa un corno lo que le pasa al otro o a la otra, ¿de que sirve la capacidad?", ahondó.

El mensaje de la expresidenta ante las bancarias duró poco más de media hora. A diferencia de su última aparición pública en Mendoza, donde presentó su libro, Cristina evitó las definiciones polémicas.

Por otro lado, Cristina volvió sobre la necesidad de derrotar a Macri en las elecciones para "recuperar la normalidad". "Quiero volver a tener una Argentina donde la gente vuelva a ser feliz: a disfrutar un fin de semana, a poder comprarle al hijo un juguete a fin de mes, poder salir, una vez al mes al menos a comer afuera", describió.

En ese contexto, y después de comparar los "supermercados vacíos" de la actualidad con "la ida al supermercado como un programa familiar" durante su gobierno, volvió a hablar de consumo y alimentos, aunque evitó rispideces. "Quiero que las familias vuelvan a tomar leche y yogres y a comer galletitas", dijo. Y reforzó: "No estoy describiendo lujos, sino lo que era nuestra vida cotidiana. Se trata de volver a tener una vida normal".

Cuando promediaba su discurso, Cristina agradeció que en su mensaje de apertura el gremialista Sergio Palazzo hubiera destacado el "gesto patriótico" de la expresidenta de ocupar el segundo lugar en la fórmula que encabeza Alberto Fernández.


"Recién Sergio hablaste de responsabilidad institucional. Yo quiero agregarle algo: responsabilidad histórica. Después de haber sido dos veces presidenta, después de todo lo que me tocó vivir en lo personal y políticamente, estoy absolutamente despojada de cualquier vanidad o ambición", aseguró. Enseguida, sobre su rol de cara a las elecciones, ahondó: "Debo ayudar para volver a unir a los argentinos, para que podamos retornar un tiempo de crecimiento y de felicidad".


Por último, antes de despedirse y sin pedir el voto directamente, hizo una arenga proselitista, aunque en tono conciliador. "Quiero que todos hagamos el esfuerzo de persuadir y de hablar. No de convencer. Tenemos que retomar el diálogo entre nosotros, poder charlar razonablemente. No tomar al otro como un enemigo a vencer", concluyó. [El Teclado]

NOTICIAS RELACIONADAS

COMENTARIOS

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias